Rajoy construye un fuerte con cojines de sofá y se niega a salir

fuerte_rajoy_cojines_Gallina_Ilustrada

PUBLICIDAD

Por lo que parece, sobre la medianoche de ayer, tras conocer que PSOE y Ciudadanos habrían llegado a un acuerdo de pacto de legislatura, el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, que estaba en posición fetal en uno de los sofás de la sala de estar de las dependencias familiares en el Palacio de La Moncloa, desoyó el ruego de su mujer de que se fuera a la cama “que te vas a volver a quedar dormido aquí y luego coges frío, cari”, y pidió estar unos minutos “a solas con mis pensamientos”.

PUBLICIDAD

No fue hasta las tres de la mañana cuando se activó el protocolo de emergencias y una unidad de negociadores de la Guardia Civil entró en el salón y rogó al presidente, con ayuda de un megáfono, que saliera del fuerte que se había construido con los cojines de los sofás, recibiendo como toda respuesta una sonora pedorreta seguida de un llanto inconsolable desde lo más profundo de la construcción fortificada y reforzada en la parte del techo con dos paraguas y una batamanta.

A estas horas, el operativo policial ha descartado entrar por la fuerza en el fuerte de cojines, y ha optado por dejar a dos metros de la fortaleza una edición de hoy mismo del diario Marca “para ver si tentamos al presidente en funciones con algo que sabemos a ciencia cierta que le gusta”. Las mismas fuentes policiales han asegurado a este periódico que “volveremos a intentarlo el próximo domingo, si total, tampoco es que el presidente tenga nada en la agenda hasta el mitin de campaña para las generales de julio la votación de la investidura de Pedro Sánchez el próximo 1 de marzo”.

> Noticias relacionadas ampliamente: