El Senado estuvo ayer casi a punto de servir para algo

 

PUBLICIDAD

El Gobierno ya ha asegurado que impulsará la creación de una Comisión parlamentaria en el Congreso de los Diputados que investigue “hasta las últimas consecuencias” la serie de acontecimientos que hicieron que ayer, durante 180 segundos, la supuesta “Cámara de Representación Territorial” sirviera para algo.

PUBLICIDAD

Por lo que parece, y repetimos que estamos todavía a la espera de una confirmación inicial, este increíble suceso gira en torno a una comisión senatorial sobre presupuestos cuyo presidente comenzó la reunión bianual con las palabras: “señorías, vamos a trabajar”.

Durante al menos tres minutos, el Senado, también conocido como “Cámara Alta”, estuvo a punto de ser útil a la sociedad española, tan rica ella y tan variopinta. Pero todo quedó en un momento de pánico

Las mismas fuentes aseguran que, gracias a Dios, aquello fue detectado a tiempo por el jefe de los Servicios Jurídicos de la cámara, quien pulsó el botón de pánico que está incorporado a la mesa de su despacho desde que fuera instalado por el ex presidente José Federico de Carvajal en previsión de que algún día pudiera ocurrir semejante tragedia.

Según la información de que disponemos, el botón de pánico alertó a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, que según un operativo conjunto con el Estado Mayor de la Defensa, tomaron la cámara alta y con la ayuda de perros especialistas rastrearon todas las dependencias hasta hallar a los senadores rebeldes, que ya habrían prometido no volver a hacerlo.

Una fuente del entorno senatorial ha asegurado hace escasos momentos a este periódico que “estuvimos muy, pero que muy cerca de que los 263 senadores sirvieran para algo”.

A Dios gracias, todo ha quedado en un susto” –aseguró la misma fuente.