La Federación de Masoquistas pide que Rosa Díez siga al frente de UPyD

Ayer, a las cinco de la mañana, después de 72 horas en vela (“me encanta no dormir”), la presidenta de la Federación de Masoquistas, Angustias Rebolledo, remitió un comunicado escrito con su propia sangre (“me la saco del antebrazo, que duele más”), en el que aseguraba que todos los miembros de la Federación que ella preside “suplican de rodillas, atados de pies y manos y revolcándose en el fango, que Rosa Díez continúa al frente de UPyD”.

PUBLICIDAD

La decisión de la Federación de Masoquistas tiene lugar como respuesta las informaciones publicadas por El Mundo en el sentido de que muchas voces dentro del partido de la señora Díez estarían forzando una salida de la presidenta después del desastre electoral de las pasadas elecciones andaluzas.

PUBLICIDAD

Puestos en contacto con la presidenta (de nombre Angustias, aunque ella insiste en que le llamemos ‘japuta”), ésta abundó en el comunicado e instó a Ciudadanos a que no acepte ninguna posibilidad de reunión con UPyD para establecer una alternativa de Gobierno desde posiciones de centro-izquierda con una inequívoca apuesta por la unidad nacional y muy poco más.

La presidenta de los masoquistas patrios, mientras se quemaba una mejilla con cera hirviendo, añadió que “si se dan las condiciones, exigiremos al ex eurodiputado de la formación, Francisco Sosa Wagner, que deje de hablar mal de la señora Díez, Hombre, ya. Pero si no se aviene a razones y lo que quiere es darnos una cachetes, bueno, pues, oh, sí, oh, sí, hmmm…”.

A preguntas de este periódico de por qué no se hacen de Vox, Angustias Rebolledo ha señalado que “masoquistas, sí, y a mucha honra, pero gilipollas, no”.