Cucaracha muere aplastada por una pirueta del destino

Una cucarachablatta orientalis, de nombre Mariángeles, fue aplastada en la madrugada de ayer por el peso multiplicado por la velocidad que llevaba el tomo en rústica de “La metamorfosis” de Kafka que fue lanzado por un vecino de Talavera de la Reina al encender la luz de la cocina y observar el desplazamiento errático y apresurado de María Ángeles, fotofóbica perdida, por la encimera.

PUBLICIDAD

Aunque se especula con la posibilidad de que haya un componente filosófico trágico-traumático en la muerte de Mariángeles, las primeras investigaciones apuntan a que el hombre tomó lo primero que tenía a mano. “Le tiraba el libro ese o el frutero, así que elegí el libro ese, que no es mío, sino del zagal, que estudia bachillerato en un colegio de curas” -ha asegurado el vecino talaverano. A pesar de ello, varios tertulianos de La 2 de Televisión Española ya han calificado el hecho como “una pirueta del destino”.

PUBLICIDAD

Mariángeles deja 180 hijos, 97 hermanos vivos y un hueco difícil de llenar en la grieta del fondo de la terraza de la cocina.