La chica de Alberto Ruiz-Gallardón

chica_derechas_armada_30_marzo_gallina_ilustrada

PUBLICIDAD

Anita Martínez Rhajjjjkktukkkargh (Baracaldo, 1991), es la hija de un señor de Córdoba, Pepe Martínez, y de una islandesa, Ástgerður Rhajjjjkktukkkargh, que llegó a España a principios de los 90 buscando un lugar en el mundo en el que no hubiera volcanes, la gente no hablara arrastrando la letra k y el plato nacional no fuera un jodido arenque podrido.

PUBLICIDAD

Nada más nacer, la pequeña Anita Martínez Rhajjjjkktukkkargh hizo algo sorprendente: miró al médico, le sonrió, le agarró la mano, le quitó las tijeras que llevaba y ella misma se cortó el cordón umbilical. La matrona se volvió hacia la madre, Ástgerður Rhajjjjkktukkkargh y le dijo que había tenido una falangista.

¿Y eso qué es? -preguntó Ástgerður Rhajjjjkktukkkargh. El médico entornó levemente los ojos y con media sonrisa dijo: “una falangista, buena mujer, o sea, una anticomunista nacionalista católica corporativista y populista“.

La señora Rhajjjjkk… la señora de Martínez, con los ojos como platos, apenas acertó a susurrar: “No he entendido nada, oiga, ¿no se da cuenta de que soy islandesa?”. El médico sonrió de nuevo y metiendo las manos en la matriz de la buena mujer, extrajo la placenta y concretó: “reduciendo: que ha tenido usted una niña de derechas”.

¡Mi niña! ¡Pobrecita! ¡De derechas! ¡En Baracaldo! ¡En España!” -sollozó desconsolada la pobre mujer.

24 años después, la pequeña Anita Martínez Rhajjjjkktukkkargh se compró unas gafas de sol como las que lleva en la imagen (más arriba, más, un poco más, más arriba, debajo de la frente, no de esa frente, entre la nariz y la boca), se plantó en actitud chulesca en la Puerta del Sol frente a un mitin de Podemos y susurró: “¿A que no tiene nada de malo ser falangista?”.

Todos los perroflautas, sector masculino, tuvieron que reconocer que no, la verdad.

Medidas: 120-60-90

Peso: Desequilibrado, como es obvio

Aficiones: Los salones de té de las Tullerías parisinas, Los libros antiguos manchados de tiempo, El olor de los bebés recién bañados y perfumados, Jugar a la piragüa (como el teto, pero bajo el agua), Silbar canciones de la guerra de Abisinia (Facetta nera / bella abissina / aspetta e spera, che già l’ora si avvicina…).

Hombre Ideal: Alberto Ruiz-Gallardón (Madrid, 1958)