La Universidad de Stanford ofrece un curso de cinco años para entender el final de Interstellar

La prestigiosa universidad californiana, en colaboración con el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, ha presentado un ambicioso programa de al menos cinco años de duración para que la población en general pueda entender el final de Interstellar, la película del director Christopher Nolan protagonizada por Matthew McCounaghy.

PUBLICIDAD

En el programa se estudiará la estructura, origen y evolución de los principales componentes del Universo, la evolución de las estrellas, la estructura y contenido de las galaxias, los enigmas cósmicos (materia oscura, los agujeros negros, pulsares, fuentes de rayos X), los cuásares; así como la estructura general del cosmos y de las leyes físicas que gobiernan la materia, el espacio y el tiempo, sin olvidarnos de los objetos astronómicos exóticos, la materia oscura, la cosmología inflacionaria, y el destino del cosmos .

PUBLICIDAD

Además, se estudiarán las teorías de Newton y Einstein sobre la gravitación y su relación con las propiedades predichas de los agujeros negros, así como la radiación de Hawking y los aspectos de la gravedad cuántica, incidiendo en los modelos estándar actuales de la gravitación, cosmología y la física de partículas elementales.

El precio del curso completo es de 159.000 euros, sin contar gastos de alojamiento y manutención. Más información en el siguiente enlace: https://physics.stanford.edu/graduate-program/degree-requirements

Al final del curso, además de comprender el final de la película Interstellar, los que hayan aprobado recibirán una licenciatura en Física y Astrofísica por la Universidad de Stanford y recibirán un diploma para que puedan colgarlo en la pared y fardar “cantidubi”. Los que finalmente comprendan el aspecto central de la Relatividad, lo que sería la Ley de Deformación del Tiempo y la existencia de hasta diez dimensiones para entender las leyes de la gravedad cuántica, recibirán una oferta de trabajo del Departamento de Defensa de los Estados Unidos porque, oye, no es cuestión de dejar escapar a alguien así.

Al conocer la existencia del curso, el señor McCounaghy ha declarado que “Ah, huh, ehm, burp, hummmm, hummmm, eh, gasp”.