Los docentes volverán a usar las salas de profesores para poner a parir a sus alumnos

Tras el anuncio de Lucía Figar, consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, de aceptar como prueba los comentarios despectivos que un grupo de docentes del Colegio Público de Casarrubuelos (Madrid) vertió sobre familias y alumnos en un grupo privado de whatsapp, los principales sindicatos de profesores han enviado una circular a sus asociados para que, “con efecto inmediato, vuelvan a aprovechar las escapadas a la cafetería o las reuniones de tutoría de los viernes para poner a parir a los gilipollas de sus alumnos e insultar a las zorras de sus madres”.

PUBLICIDAD

Según asegura el Sindicato Unificado de Profesores y Maestros (SuPM): “Hay que volver al status quo ante en el que los profesores de la escuela pública se se reunían una vez a la semana o aprovechaban la escapada de media mañana a la cafetería más cercana para tomarse un cafelito con un croissant y  hacer lo mismo que hacen ahora en un grupo de whatsapp. Lo que no puede ser -añade SuPM- es que por mor de la corrección política, nos veamos obligados a no poder desahogarnos”.

PUBLICIDAD

En este sentido, el SuPM cita un estudio de la Universidad de San Andreas en el que se asegura que retener los desahogos produce efectos perjudiciales en el organismo, como gingivitis y lombrices.

“Por ejemplo, si yo reflexiono y llego a la conclusión de que un alumno mío es un gilipollas integral y su madre una pesada de cojones que no entiende que lo mejor que podríamos hacer por su hijo es darle un rebaño de cabras, un cayado, medio queso y una hogaza de pan y echarlo al monte, ¿no voy a poder compartir esta reflexión con uno de mis colegas sin que venga una consejera acojonada y me expediente? Esto es un sindiós y un @#¢@ $@#@ de la de @#¢@@##”.