Ruiz-Mateos se atrinchera en la UCI de la Jiménez Díaz al grito de ‘No me cogeréis vivo’

Tres comandos de la Sección Operativa del Grupo Especial de Operaciones de la Policía Nacional han tomado posiciones en los alrededores del centro hospitalario de la Fundación Jiménez Díaz en Madrid donde desde la noche del lunes el conocido empresario José María Ruiz-Mateos se ha atrincherado en la Unidad de Cuidados Intensivos vestido de supermán al grito de “¡No me cogeréis vivo, bribones!”.

PUBLICIDAD

Terminaba así la operación de caza del hombre que se había puesto en marcha desde la mañana del mismo lunes, cuando el conocido empresario no se presentó ante el juzgado de lo Penal número 1 de Valladolid para ser juzgado por dos delitos contra la Hacienda Pública. En las primeras horas, el Gobierno había realizado un llamamiento a la población para que mantuviera la calma y se quedara en sus casas ya que el jerezano “es un criminal peligroso que te endiña un pagaré sin enterarte y cuando quieres enterarte, zas, estás en un esquema ponzi”.

PUBLICIDAD

Según ha podido saber este periódico, Ruiz Mateos habría exigido a cambio de liberar a los rehenes un avión preparado para despegar con combustible suficiente para llegar “a alguna parte” (sin especificar), los testículos del ex presidente Felipe González en un vaso con agua y, por último, permiso para lanzar una emisión de bonos convertibles parar levantar otro imperio empresarial llamado Nueva Nueva Rumasa. La respuesta del negociador ha sido que lo de Nueva Nueva Rumasa, pues como que no. Del resto, que lo del avión es difícil y lo de González, factible.

La Policía ha establecido un cordón de seguridad en torno a la Clinica para evitar la posibilidad de que los hijos de Ruiz-Mateos puedan rescatar a su padre, a lo que este ha asegurado que “no creo”.