Isabelita Gineta, o la importancia de una colleja a tiempo

chica_derechas_5_mayo_Gallina_Ilustrada

PUBLICIDAD

LA CHICA DE DERECHAS DEL 5 DE MAYO

PUBLICIDAD

Esta es la verdadera historia de Isabel Gineta Garcés, que desde que se encontró en el desván de casa de sus abuelos una colección de vídeos en VHS con todos los capítulos de “El Hombre y la Tierra, Fauna Ibérica”, y los vio, soñó con ser como Félix Rodríguez de la Fuente.

Un mes más tarde, la chavala ya salía al campo silbando de gozo, adentrándose en el interior de cualquier cárcava mesetaria a la búsqueda de rastros de los más variados animales, desde el lobo ibérico hasta el alcaudón, pasando por el muflón, el petirrojo y la culebra de agua.

Un día cualquiera, la pequeña Isabelita se llevó a sus padres al interior del bosque para que vieran lo mucho que había progresado en su sueño de ser una naturista de campo. En el preciso instante en el que se arrodilló, tomó con la mano una cagarruta reciente de lince ibérico, la midió y la dibujó con precisión de neurocirujano en un cuaderno de campo, fue cuando su padre le sacudió una colleja de espanto, le ordenó que tirara la mierda esa y la metió interna en los Escolapios de Donosti.

Tan traumática experiencia (lo de los Escolapios), llevó a la pequeña Isabelita a interesarse por la poesía de Walt Whitman y los escritos de Locke, ingresando en las huestes del conservadurismo.

El siguiente paso, claro, fue hacerse con una pistola mauser y jurar que jamás la atraparían viva.

Medidas: 90-60-90

Altura y peso: 1,68 y 54 kg.

Aficiones: Ver episodios de Bob Esponja junto a sus sobrinos, Disecar animales atropellados en la carretera, Hojear la Summa Theologiae de Santo Tomás de Aquino, Jugar a la Lumbre (como el Teto, pero sin la posterior pesadumbre), Comprar pelos para serreta, Escuchar “Son tus perjúmenes, mujer” de Carlos Mejía Godoy y los de Palacagüina en modo non-stop durante 98 horas, Tocar solos de mandolina.

Hombre Ideal:  José Javier Esparza (Valencia, 1963)