Susana Díaz culpa al Demonio de la adjudicación de la mina de Aznalcóllar

La presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha negado cualquier responsabilidad política en el ‘caso Aznalcóllar’ y la ha atribuido a Satanás. “Si no hemos sido los políticos, y los políticos no hemos sido, que somos esencialmente honrados desde que he ganado las elecciones, y si no han sido los funcionarios, pues entonces…“. Y al decir esto, la presidenta ha mirado a izquierda y derecha y ha bajado la voz, que le ha salido trémula mientras la barbilla le ha temblequeado: “...habrá sido Belcebú“.

PUBLICIDAD

El Maligno no descansa. Me cambia los papeles de sitio, falsifica mi firma y la tiene tomada con nosotros”. La presidenta en funciones de la Junta cree prioritario exorcizar las dependencias de la administración andaluza. “Yo, estas cosas, me las tomaba a risa, pero Satanás es el mayor enemigo de los andaluces. Después del PP, claro”, afirma mientras rociaba a los periodistas presentes con agua bendita, lo que ha provocado quemaduras de tercer grado en un compañero de El Plural.

PUBLICIDAD

La presidenta habría solicitado la comparecencia del padre Amorth, el conocido exorcista vaticano, para librar a Andalucía de esta plaga de la que su Gobierno en funciones se declara una víctima más.