La DGT colocará radares camuflados de familiares en uno de cada cinco automóviles

Un documento interno de la DGT al que ha tenido acceso este periódico ha desvelado los planes del Gobierno de situar un radar camuflado de familiar en al menos uno de cada cinco automóviles.

PUBLICIDAD

Según el documento, “todas las medidas tomadas hasta ahora, como amañar concursos de adjudicación de ITV, usar las multas de tráfico con afán recaudatorio y un largo etcétera, se han revelado insuficientes para conseguir toda la pasta necesaria para enjugar el déficit presupuestario motivado por la mala gestión política”.

PUBLICIDAD

“Por todo lo anterior, y por los problemas derivados de la instalación de radares de tramo, se ha decidido poner en marcha un ambicioso plan para colocar radares camuflados de familiares en al menos un 20 por ciento de vehículos del parque de automóviles de España”.

Según el documento, en las próximas semanas se llevará a cabo el secuestro de uno de los familiares, con exclusión del conductor, y su sustitución por un radar-robot humanoide al que se le pondrá la carcasa y la piel del familiar y que se activará en cuanto el vehículo supere en un diez por ciento la velocidad máxima permitida, momento en el que el radar empezará a pitar y sacará una foto del conductor mientras imprime la multa correspondiente.

Agudeza visual: adivine cuál de estas tres nenas es un radar camuflado

 

Por lo que parece, los responsables de Tráfico valoraron la posibilidad de convocar un sistema de solicitud paterna de desapariciones voluntarias, pero se temió que la población de jóvenes entre los 14 y los 17 años descendiera dramáticamente.