El Ayuntamiento de Madrid ofrecerá campamentos de verano gratuitos para disidentes

El nuevo concejal de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto del Ayuntamiento de Madrid, Pablo Soto, ha anunciado que en breve se firmará un convenio con las autoridades del Distrito Federal de Siberia para la instalación y mantenimiento de “no menos” de 200 “Campamentos para disidentes” en territorio siberiano pagados por el Consistorio madrileño.

PUBLICIDAD

campamento_verano_disidentes_podemos_Gallina_Ilustrada

PUBLICIDAD

Soto ha asegurado que “Hemos buscado la colaboración de las autoridades Siberianas porque tienen treinta años de experiencia en la gestión de estos campos, como lo demostraron desde 1930 hasta 1960, cuando por sus campamentos pasaron cerca de 14 millones de personas que disfrutaron sin queja alguna* de la tradicional hospitalidad del pueblo siberiano”.

gulag_Guillermo_Zapata_Gallina_Ilustrada

Los “campamentos para disidentes” tendrán múltiples actividades al aire libre, como “Construir carreteras”, “Picar piedra” y “Desbrozar la estepa”, así como alegres juegos nocturnos como “Delatar a tu compañero de barracón”, “Planear la fuga”, y “Cazar gorgojos entre mondas de patata”.

El concejal Soto ha aclarado que los campamentos son, “en principio, de verano, pero pueden extenderse el tiempo que sea necesario”.

El Consistorio ha confirmado que las plazas son ilimitadas “según las necesidades del servicio” y ha animado a todos los burgueses “salvo a Manuela, que también lo es, pero se lo perdono”, o al 34,55 por ciento de los madrileños a apuntarse voluntariamente. O no.

Precisamente, Soto estuvo acompañado en la presentación por la nueva alcaldesa, Manuela Carmena, que quiso dar así su apoyo a su concejal, vilipendiado por gente mala después de saberse que el concejal escribió en tuiter: Yo no puedo aseguraros que por torturar y matar a Gallardón se vaya a cambiar toda la historia, pero por probar no perdemos nada

Soto, que perdió perdón si ofendió sin querer a alguien, prometió aprender a no escribir lo que piensa.

_________

* Salvo un escritor ruso, Aleksandr Solzhenitsyn, que era un pesao.