Madurita soltera se apunta a Meetic después de tener que recoger una cucaracha muerta en su casa

Necesito un hombre”. Este fue el comentario acompañado de un suspiro de Rosita Grajeras-Mosén, natural de Albacete, de taintatos años y vecina de Madrid, al encontrar junto al hall de la cocina de su casa de soltera el cadáver de una cucaracha rubia (blatella germanica) en posición decúbito supino con las antenas desmayadas, las patas flexionadas y la mirada perdida en un punto concreto del techo de escayola de la vivienda.

PUBLICIDAD

Blatella_germanica_cucaracha_mujer_meetic_Gallina_Ilustrada

PUBLICIDAD

Después de recoger el cuerpo dando grititos de insatisfacción, asco, aprensión y también de miedo por si el insecto no estuviera muerto, sino descansando raro, la mujer se dirigió a su computadora, donde ingresó sus datos en la popular web de citas Meetic a fin de poner un hombre en su vida “que se ocupe de estas mierdas“.

Desde este periódico, no podemos sino desearle suerte y toda clase de parabienes, que los va a necesitar.

mujer_40_soltera_Gallina_ilustrada