Un perro completa el círculo de la vida y se come a un surcoreano que comía perros

La Agencia de noticias surcoreana Yonhap ha confirmado la muerte de un vecino de la localidad sureña de Kwangiu que fue atacado y devorado a las nueve de la noche del pasado sábado por un perro.

PUBLICIDAD
perro_feliz_Gallina_Ilustrada
Íñigo, satisfecho

En declaraciones exclusivas a este canal, el perro en cuestión, que atiende al nombre de “Íñigo” y que es un pastor alemán mixto con perro callejero, lo que viene siendo un chucho, ha asegurado que “Este era uno de los millones de surcoreanos que comen perro. Bien, pues ahora yo me lo he comido a él. El círculo de la vida se ha completado. Por cierto, el humano sabía a pollo”. Dicho lo anterior, el can trazó una circunferencia en el aire con la pata derecha para luego revolverse sobre sí mismo y proceder a lamerse los bajos con fruición.

PUBLICIDAD
yojimbo_akira_kurosawa_perro_mano_Gallina_Ilustrada
Iñigo, a la derecha, llevándose la mano a la boca

Un portavoz de la Fiscalía de Chönju, al norte de Kwangiu, aunque no tan al norte como Taejôn (y qué decir de Kangnung), ha asegurado que bastante tiene con lo que tiene como para preocuparse de lo que ocurra en Kwangiu y que el asunto este del perro se la pica, mayormente.

Según las últimas informaciones, el perro homicida y antropófago se ha visto obligado a comer hierba de un parque cercano “para poder llevar adelante esta, burp, digestión“.

N. de la R.: Todos somos Íñigo.