Los aficionados del Atleti se despiden de Arda Turan con muestras de gratitud

arda_turan_traspasado_barcelona_Gallina_Ilustrada

PUBLICIDAD

Los aficionados del Atlético de Madrid, y en particular los socios abonados que renovaron sus abonos para la temporada 15/16 la semana pasada, han reaccionado con gran algarabía, jacarandas, volapiés y toda suerte de cuchufletas festivas al enterarse de que el jugador turco Arda Turan (Bayrampasa, Estambul, 1987) fue traspasado ayer por “expreso deseo del futbolista” al FC Barcelona por alrededor de 41 millones de euros, sin que pueda jugar en competición alguna con la camiseta azulgrana hasta el mes de enero.

PUBLICIDAD

En todos los foros, y aún en las conversaciones de los bares y de las peñas, las frases de elogio y de gratitud de los rojiblancos (“Que te la pique un pollo”, “Anda y que te quedes a solas con Piqué y con Shakira en un ascensor”, “41 millones de h… te metía”, “Desagradecido”, “Si no sabes hablar ni español”, “Homeland”) han rebosado el corazón de los aficionados colchoneros que a estas horas dan gracias a Dios por la Batalla de Lepanto y por la paliza que la Liga Santa, bajo el mando de Don Juan de Austria, le pegó a los infieles turcos.

En este sentido, todos los seguidores del Atlético de Madrid que se hicieron adeptos del ardaturanismo (movimiento filosófico que consiste en decir “Qué bueno es el turco” cada tres minutos, venga o no a cuento), han abandonado en masa la creencia y han jurado no volver a entregar su corazón a jugador alguno para que este, en verano, lo parta en tiras y lo ase en la barbacoa hasta que quede bien hecho.