En aplicación de la Ley de Memoria Histórica, Bono retira la foto de su padre del saloncito de casa

Jose_bono-petrel-alcalde_falangista_gallina_ilustrada

PUBLICIDAD

Ayer, en el transcurso de una ceremonia íntima a la que sólo asistió el servicio, sus secretarias, dos de sus escoltas y su chófer, el ex ministro socialista José Bono (Albacete, 1950) dio un paso más allá en el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica y descolgó el retrato de su padre, el ilustrísimo señor don José Bono Petrel, alcalde de la localidad albaceteña de Salobre desde 1957 hasta 1974, jefe local del Movimiento y camarada de la Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalistas.

PUBLICIDAD

En un sencillo gesto, el propio José Bono retiró el retrato, una fotografía en blanco y negro con paspartú sepia y marco de madera veteada, lo cubrió con un paño negro y se lo entregó a su mayordomo, que procedió a retirar la fotografía del marco para, a continuación, hacer un burruñito con ella y arrojársela a uno de los mastines del señorito, que la ingirió casi de inmediato.

A continuación, y mientras el servicio salía del salón ordenadamente, José Bono contactó telefónicamente con el líder del partido Podemos, Pablo Iglesias Turrión, para confirmarle la destrucción de su ominoso pasado tal y como ambos políticos habían acordado a fin de que Iglesias pudiera justificar delante de Tania, que es muy suya, el mantenimiento de la asignación anual de Bono como ex presidente de la región castellano-manchega.

En otro orden de cosas, y para hacer más leña: el retrato del José Bono que el otro día fue ‘inaugurado’ en el Congreso de los Diputados, ha costado 82.600 euros. De momento, no se conoce queja alguna de Ciudadanos sobre este dispendio. Ni de Podemos. Ni del PP. Ni del PSOE. Ni de, yo qué sé, IU. Aunque IU, qué más da… Ni de UPyD, aunque en este último caso, es porque no hay nadie para quejarse.