Año 2387: El Obispado de Cádiz rectifica y permitirá a un Golden Retriever ser padrino de bautizo

El proceso de modernización de la Iglesia Católica que comenzó en el siglo XXI con el Pontificado de Francisco I, se ha acelerado en las últimas horas gracias a la decisión de la obispa de Cádiz, Vanessa Bollo, de autorizar a que ‘Bobby’, un Golden Retriever castrado de cuatro años, sea el padrino de bautismo del pequeño, o pequeña, Iazintz@ Grajeras-Mosén García.

PUBLICIDAD
golden_retriever_Gallina_Ilustrada
Bobby, el babeante y orgulloso padrino

Los tres padres de la criatura, el trimatrimonio formado por Manolo Grajeras, Agustín Mosén y Ataúlfo García, aseguran que “hoy es uno de los días más felices de nuestra vida, a poca distancia emocional del día de nuestra boda por la iglesia o cuando nació nuestro hijo Iazintz@, o hija, o lo que quiera que elija ser cuando cumpla los 18,  de un vientre de alquiler en el Orfelinato Católico de Manila”.

PUBLICIDAD

Con esta decisión, el Obispado de Cádiz desautoriza al párroco de la iglesia de San José Bono Ministro, que en un primer momento se negó a que Bobby fuera el padrino de bautismo de Iazintz@ por lo que el sacerdote entendió como “un modo de vida disoluto, estático y babeante, con ese constante revolverse para lamerse los bajos y su propensión a comer caca”. La obispa Bollo asegura que “últimamente se ha avanzado mucho en el conocimiento de que lamerse los bajos también es católico”.

Grupos fundamentalistas cristianos han criticado la decisión de la obispa Bollo asegurando que “transigimos en lo de que la paz en Misa se pudiera dar chocando los cinco, transigimos en lo de introducir la canción ‘In The Navy’ como himno litúrgico en la Consagración, incluso aceptamos que el Concilio de Sitges transformara la ‘Condenación Eterna’ en ‘Pena Permanente Revisable’, pero esto, y lo de las ovejas del año 2018, es demasiado”.