Sanidad incluirá el alioli como método contraceptivo financiado por la Seguridad Social

La eficacia contraceptiva del alioli basada en el aliento que te deja durante las quince primeras horas desde la ingesta es de un 99,98 por ciento”. Así lo detalla un estudio de la Universidad Politécnica de Valencia en el que han participado más de 1.500 voluntarios durante los últimos tres años y que ha llevado al Ministerio de Sanidad a incluir a esta salsa mediterránea en el catálogo de fármacos contraceptivos que serán financiados por la Seguridad Social en toda España.

PUBLICIDAD

Allioli

PUBLICIDAD

Ha quedado demostrado que después de tomar alioli, la libido en la pareja desciende hasta niveles inferiores a las de una ameba común, lo que induce un comportamiento reproductivo nulo y no te comes una rosca”, ha señalado un portavoz del Ministerio de Sanidad, que ha remarcado “la necesidad de que la emulsión sea de ajos crudos, aceite y sal machacados en mortero, y no esas mariconadas que se ven por ahí, sobre todo en Madrid, de añadir un ajillo a la mayonesa”, “que hace falta ser muy hijodeputa”, ha añadido el portavoz después de desabrocharse el tercer botón de la camisa, atusarse el bigotillo, echarse un airecillo de costado por la comisura de la boca y recolocarse las gónadas para que cargaran a la izquierda.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud ha confirmado que propondrá al Gobierno indio de Narendra Modi la introducción masiva del alioli en la dieta común para frenar la elevadísima tasa de fertilidad que en breve llevará a la India a convertirse en el territorio más poblado del mundo, superando a China. Sin embargo, expertos internacionales han resaltado la dificultad de que el alioli tenga un efecto significativo en la pulsión sexual de una población que considera sanísimo bañarse en el Ganges.

Indian men search for coins and gold in the polluted waters of the Ganga river at Sangam after the Kumbh Mela festival, in Allahabad on April 2, 2013. The two month long Kumbh Mela, celebrated every 12 years at the conjunction of two sacred rivers on the outskirts of the northern Indian city of Allahabad, drew massive crowds of devotees, ascetics and foreign tourists till its conclusion on March 10. AFP PHOTO/SANJAY KANOJIA (Photo credit should read Sanjay Kanojia/AFP/Getty Images)
Indian men search for coins and gold in the polluted waters of the Ganga river at Sangam after the Kumbh Mela festival, in Allahabad on April 2, 2013. The two month long Kumbh Mela, celebrated every 12 years at the conjunction of two sacred rivers on the outskirts of the northern Indian city of Allahabad, drew massive crowds of devotees, ascetics and foreign tourists till its conclusion on March 10. AFP PHOTO/SANJAY KANOJIA (Photo credit should read Sanjay Kanojia/AFP/Getty Images)