Científicos australianos concluyen que las ballenas varadas son tontas del bote

Después de 40 años de estudio, investigadores de la Universidad de Hobart, en Tasmania, han llegado a la conclusión de que las ballenas que se extravían en el mar y quedan varadas en la orilla a la espera de una agonía larga y dolorosa, suelen ser, en el 94 por ciento de las ocasiones, las más tontas de la manada.

PUBLICIDAD

Según el jefe del equipo científico: “Por lo general todo comienza cuando una de las ballenas, a la que hemos bautizado como ‘ballena oriol’ convence a una parte de las demás de que ‘la manada ens roba, que ellas en realidad tienen piernas y no aletas y que conoce un chiringuito playero donde hacen unas hamburguesas buenísimas”.

PUBLICIDAD

ballenas_varadas_nacionalistas_Gallina_Ilustrada

Ajenos a las advertencias de las demás ballenas, el grupo secesionista cambia el rumbo en dirección al chiringuito playero, hasta terminar varado. En ese momento, y según nuestro cálculos, un 40 por ciento de los cetáceos asegura que “no se está tan mal aquí”, por un 60 por ciento que tiene un momento de lucidez y comprende que ha hecho el gilipollas.

“Hay una variante de ballena gilipollas, a la que conocemos como ‘cetáceo heleno’, que tiene la manía de quedar varado hasta tres veces o más, dependiendo de la presencia, o no, de voluntarios alemanes en la zona que las devuelven al mar”, aseguran los investigadores tasmanos.

> Noticias relacionadas: