Desplegada una pareja de guardias civiles en previsión de que Artur Mas ordene invadir Valencia

En previsión de lo que pueda ocurrir tras las elecciones autonómicas del 27 de septiembre en Cataluña y ante el temor de que, tras la declaración de independencia, el presidente catalán, Artur Mas, ordene a sus fuerzas imperialistas que lancen una operación de anexión por la fuerza de Valencia, el Gobierno español ha ordenado el despliegue inmediato de una pareja de guardias civiles en la frontera entre Castellón y Tarragona.

PUBLICIDAD

En concreto, los elegidos son un cabo, Venancio Portabales Sánchez, de 62 años, natural de Guadalajara, y un número, José Fonollosa Pedregal, de 59, nacido en Reus, ambos con barriguita, expertos en resolución de conflictos tras 40 años de servicio ininterrumpido en la intervención general de armas de Plasencia.

PUBLICIDAD

Los dos guardias civiles situarán su cuartel general en el bar Pepe de la localidad castellonense de San Rafael del Río, con una visión privilegiada sobre el puente que vadea el Río Senia, frontera con Cataluña.

mapa_despliegue_guardia_civil_cataluña_Valencia_Gallina_Ilustrada

Ante las críticas del Gobierno catalán, y en concreto del secretario general de ERC, Oriol Junqueras, que asegura estar “alarmado por este abuso de fuerza militar, violenta e intimidante, desplazada por el Gobierno de Mariano Rajoy para torcer la libérrima decisión del pueblo catalán y de sus hermanos valencianos en recuperar la libertad perdida”, el Ministerio del Interior ha señalado que “psiquiatras no hemos desplegado, pero creo que deberíamos”.

En este sentido, fuentes del Centro Nacional de Inteligencia han señalado a este periódico que mandos de los Mossos d’Esquadra han mostrado su desesperación por la presencia de los dos agentes del benemérito instituto vigilando el puente “porque se nos ha jodido el plan”.

> Noticias relacionadas: