Tras el asesinato de dos periodistas blancos a manos de un gay negro, cientos de miles de blancos heterosexuales hacen nada

blancos_haciendo_nada_asesinatos_periodistas_Gallina_Ilustrada

PUBLICIDAD

Durísima reacción de la comunidad blanca heterosexual estadounidense tras el asesinato por motivos raciales de dos periodistas blancos heterosexuales de una cadena de Texas a manos de un ex reportero negro y homosexual que había sido despedido de la cadena.

PUBLICIDAD

A estas horas, la nación entera contiene el aliento mientras las informaciones que van llegando de todos los Estados de la Unión hablan de cifras escalofriantes como 0 supermercados asaltados, 0 coches volcados, 0 tiendas de electrónicas saqueadas, 0 enfrentamientos con las fuerzas del orden, 0 manifestaciones multitudinarias, 0 autopistas cortadas, 0 marchas sobre Washington de predicadores blancos heterosexuales y 0 disturbios raciales en los principales guetos blancos que, además, no han sido incendiados.

Los principales líderes blancos de la nación, incluido el presidente Barack Obama, que es mitad blanco, han asegurado que estas cifras son “inaceptables” y que, en cualquier caso, la culpa de la tragedia es de la Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos que otorga el derecho a portar armas y no del homosexual negro armado con una simple pistola y no con un fusil de asalto Ak-47, dónde va a parar.

A este respecto, este periódico ha podido saber que los mas destacados activistas por los derechos civiles en los Estados Unidos, como el reverendo Jesse Jackson, Benjamin Jealous, Cornel W. Brooks o Roslyn Brock, han pasado una jornada la mar de relajada en sus casas, jugando a las cartas, viendo Juego de Tronos, cambiando la arena del gato, viendo la final de Masterchef y cosas terribles, apocalípticas y espantosas por el estilo.