Tras pasar cuatro años en coma, Del Bosque no se explica por qué pitan a Piqué

del_bosque_en_coma_profundo_pitos_pique_Gallina_Ilustrada

PUBLICIDAD

“Vamos a ver: si el seleccionador español hubiera estado despierto y orientado los últimos cuatro años, hubiera visto unos cuantos resúmenes de fútbol y hubiera leído un par de periódicos, no preguntaría tonterías sobre por qué pitan los aficionados españoles a Gerard Piqué. Esto es de primero de Medicina. Asi que debe haber estado en coma. Profundo. Muy profundo. Coma abisal”.

PUBLICIDAD

Estas son las conclusiones de un equipo de expertos internacionales en Neurología y Psiquiatría consultados por este periódico a propósito de las declaraciones del seleccionador el pasado sábado al término del partido entre España y Eslovaquia, cuando dijo que no se explicaba por qué la gente pita al defensa central Gerard Piqué i Bernabèu.

Un portavoz del equipo médico asegura que “Durante los cuatro años que debe de haber estado en estado de coma profundo, el seleccionador no habrá recibido información alguna sobre la mala educación del central del Barcelona, su mal perder, su increíble mal ganar, sus bromas pesadas sin gracia, sus escupitajos, sus enfrentamientos con la autoridad, su creencia de que todo el mundo le envidia porque se taladra a Shakira, sus chiquilladas de niño consentido e insoportable, su presencia en las convocatorias de la selección de Cataluña que reclaman tener equipo nacional propio, su presencia en las manifestaciones independentistas catalanas, su costumbre de llamar a la Copa del Rey ‘la Copa de vuestro Rey, su intención expresada de defecar en la madre –de vida licenciosa- de los árbitros, su manía de llamar ‘españolitos’ a los jugadores que no sean del Barça, su arrogancia, su chulería, su pobre rendimiento…”.

“Quizá tampoco ayude que después del partido, y estando concentrado con la selección española para el partido del martes contra Macedonia, Piqué fuera visto saliendo de una discoteca de Gijón a las seis de la mañana”, ha asegurado un portavoz del equipo médico habitual.