El Gobierno activa la alerta sanitaria ante la publicación de las fotos picantonas de Karmele Marchante

karmele_marchante_interviu_estelada_Gallina_IlustradaDesde un punto de vista estético, es una crisis de proporciones bíblicas”. Así lo ha asegurado un portavoz del Ministerio de Sanidad tras anunciar que, ante la próxima publicación en la revista Interviú de unas fotos sexis de la musa independentista Karmele Marchante (Tartessos, 183 A.C.) vestida solo con la bandera “estelada” y tratada con ingentes retoques de photoshop, se ha declarado la alerta sanitaria en todo el territorio nacional.

PUBLICIDAD

El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, ha confirmado que “las pruebas realizadas en laboratorio en diversos primates han sido concluyentes, como lo demuestra el hecho de que 25 monos capuchinos de un grupo de experimentación gestionado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas decidieron suicidarse tras la contemplación de un sola fotografía de la señora Marchante durante un periodo de tiempo de apenas 34 segundos”.

PUBLICIDAD

El personal sanitario de toda España se ha presentado en las urgencias de los hospitales ante la previsión de que una avalancha de hombres entre los 30 y 78 años con los globos oculares estallados y pérdida masiva de testículos –que se retraen hasta los riñones, según las autopsias realizadas a los monos-, colapse el sistema de salud español, tan envidiado en otras parte del mundo que, bueno, tampoco te envidian tanto cuando les explicas bien explicado lo que es una lista de espera y lo que pagas para que luego te digan que la sanidad es gratuita.

Volviendo al asunto que nos ocupa, un portavoz de la Iglesia católica ha confirmado a este periódico que, “por lo menos hasta que al Papa Francisco se le ocurra otra cosa”, la masturbación es un grave desorden y, por lo tanto, “un pecado grave”. Aunque, según matizó el portavoz eclesiástico, “en este caso más bien estaríamos hablando de un milagro”.