Un avión entre Barcelona y París, desviado cuando la mitad del pasaje votó a favor de ir a las Seychelles

La compañía Ryanair ha informado de que uno de sus Airbus-321 en alquiler, en concreto el vuelo 8552 que salió ayer de Barcelona a las 12:45 horas y que tenía prevista su llegada a París una hora y media después, aterrizó pasadas las 23:15 “algo corto de combustible” en la pista 13 del Aeropuerto Internacional de La Pointe Larue, en la isla de Mahé, en las Seychelles.

PUBLICIDAD
Dirán lo que quieran, pero esa palmera no tiene pinta de estar pasándoselo muy bien
Dirán lo que quieran, pero esa palmera no tiene pinta de estar pasándoselo muy bien

Según han confirmado los registros sonoros de la caja negra, pocos minutos antes del despegue uno de los pasajeros promovió una votación nominal a mano alzada entre el pasaje para decidir si querían ir a París, tal y como estaba previsto, o preferían, ya puestos, ir al paraíso tropical de las Seychelles que, según aseguró el pasajero, “en este época del año está fenomenal y ya a finales de octubre llega el monzón y hasta mayo no para de llover, o sea, que es el momento, compañeros”.

PUBLICIDAD

Concretada la votación entre los 135 pasajeros, los resultados fueron:

Votos a favor de ir a las Seychelles: 68.

Votos a favor de dejarnos de historias: 67.

.De inmediato, el pasajero que había promovido la encuesta, contactó con la sobrecargo del avión, que consultó con el comandante, que conminó al pasaje por la megafonía a que dejasen de hacer el g********as, se abrochasen el p*** cinturón y comprasen un snack de patatas y un rasca-y-gana de la compañía.

Sin embargo, la heroica reacción del piloto no sirvió de nada, ya que el segundo de a bordo manifestó su simpatía por el derecho a decidir de los pasajeros y se extrañó del talante fascistoide del comandante (“a quien tenía por un amigo, pero ya veo que me equivoqué”), por lo que destituyó al comandante, le encerró en la bodega y puso rumbo a las Seychelles entre los vítores de la mayoría del pasaje, cinco de los cuales fueron parcialmente devorados hace unos minutos por un tiburón a 20 metros de la playa Grand Anse, en la isla de La Digue.

Por lo que parece, el tiburón era blanco.