Tras las fuertes lluvias, se confirma que Soraya Sáenz de Santamaría ya puede dejar de cantar

La Confederación Hidrográfica del Tajo ha remitido un comunicado a los medios en el que confirma que el nivel de agua en los embalses de Entrepeñas y Bolarque, así como los que suministran agua a Madrid, ha vuelto a subir hasta más de un 60 por ciento y que, por lo tanto: “la señora vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, a la que felicitamos por ese don que tiene, ya puede dejar de cantar”.

PUBLICIDAD
soraya_dandolo_todo_toni2_Gallina_Ilustrada
Como una bola, tu amor llegó a mi vida, como una bola, de fuego y de caricias; de espuma blanca y rumor de caracolas, como una bolaaaaaaa

A esta felicitación a la vicepresidenta por su lucha personal contra la pertinaz sequía, se han sumado la Dirección General de Tráfico y el Ayuntamiento de Madrid, que han añadido, no obstante, que “no es que pueda dejar de cantar, sino que exigimos que la vicepresidenta deje de cantar o que traslade su afición por las canciones de karaoke en bares nocturnos a zonas más necesitadas de lluvia como el Levante o la región murciana, o al Valle de la Muerte, o al Gobi, o mejor aún: al Sáhara”. En este sentido, una fuente de la Autoridad marroquí en el Sáhara ha agradecido el ofrecimiento, pero asegura que “tampoco es que haya tanta necesidad, que estas cosas se sabe cómo comienzan, pero a saber cómo acaban, y el Sáhara cumple un cometido importante en el equilibrio del clima de la zona y tampoco es cuestión de convertirlo en un parque acuático, no sé si me explico”.

PUBLICIDAD

También en este sentido, un portavoz de la Región murciana ha asegurado que “nosotros, en lo que nos toca, preferiríamos un trasvase, que a los pepinos no les sientan bien las trombas de agua insospechadas”.

497832
Como una bolaaaaaaaaaaaaaaa

En un apunte de última hora, fuentes cercanas al Palacio de La Moncloa informan a este periódico que la vicepresidenta del Gobierno estaría en estos momentos echada sobre la cama de su cuarto, con la cabeza enterrada en una almohada de plumas y llorando mientras repite, bajito: “Qué panda de cabrones”.