Pablo Iglesias se aparece en un plato de sopa de cocido

pablo_iglesias_aparece_hasta_sopa_Gallina_Ilustrada
Momento exacto en el que el líder de Podemos se materializa en la sopa. A pesar de lo fantástico del acontecimiento, no pasarían cinco minutos hasta que la mujer le diera con el cucharón. “Por pesado, mayormente”

Un suceso inexplicable ocurrió ayer, a las dos y cuarto de la tarde, en el domicilio familiar de los señores de Palomeque-Rebolledo, en el barrio madrileño de Carabanchel, cuando la figura del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias Turrión (Madrid, 1978), se materializó a escala 10:1 en uno de los platos de sopa de cocido que acaba de servir la madre a su marido, Perfecto Palomeque, funcionario de abastos, y a sus dos hijos: Ríchard (de 7 años) y Vanessa (5).

PUBLICIDAD

Tras un primer momento de asombro y espanto, que provocó un síncope vasovagal a la señora de Palomeque del que se recuperó sin más problema, el padre de familia preguntó a Pablo Iglesias que “qué demonios haces tú hasta en la sopa”, a lo que la materialización del secretario general de Podemos respondió que “no me interrumpas, que yo no te he interrumpido”, para a continuación dejar claro que “hay sólo un 5 por ciento de españoles que cobra más de 60.000 euros anuales y la Iglesia debe pagar su IBI como todo hijo de vecino”.

PUBLICIDAD

Ante la estupefacción de la familia Palomeque Rebolledo, Pablo Iglesias continuó aprovechando su presencia hasta en la sopa para desgranar su programa electoral, aunque utilizó para ello ejemplos sencillos, parábolas edificantes y metáforas atinadas “para me entendáis todos y todas”. Cinco minutos más tarde, y cuando el nerviosismo de la Vane y del Richard ya era visible (“o se calla o le damos“), Pablo Iglesias sacó una guitarra y empezó a cantar “Un burdo rumor” del malogrado Javier Krahe:

No sé tus escalas
por lo tanto eres muy dueña,
de ir por ahí diciendo
que la tengo muy pequeña

Fue entonces, y no antes, cuando la señora de la casa le tiró un viaje con el cucharón y consiguió que la materialización inexplicable del podemita desapareciera, prosiguiendo la familia Palomeque la comida en aparente, aunque tensa, calma.

Noticias relacionadas: