Fanáticos de ACS festejan en Cibeles la subida de las acciones de la constructora de Florentino Pérez

Florentino Pérez, en el momento de ofrecer las cuentas auditadas por Deloitte a la diosa
“¡Un bote, dos botes, Obascón Huarte Laín el que no bote!”, se cantó ayer en Cibeles

Al grito de “Ferrovial, cabrón, saluda al campeón” y “FCC el que no bote”, decenas de miles de seguidores de la empresa que preside Florentino Pérez se dieron cita ayer por la noche en la madrileña plaza de Cibeles donde tomaron la fuente entre cánticos de alegría.

PUBLICIDAD

Los aficionados acesesistas celebraban así que las acciones en el mercado continuo de la constructora ACS habían alcanzado la cotización máxima anual de 34,250 euros. El Ayuntamiento de Madrid, que había previsto la celebración cuando en la jornada precedente las acciones de la empresa alcanzaron los 33,250 euros, había instalado un sistema de vallas que impidió que se causara daño alguno al notable grupo escultórico.

PUBLICIDAD

Una hora después, Florentino Pérez y todo el consejo de administración de la empresa nacida en 1997 tras la fusión de OCP y Ginés Navarro, llegaron en un autobús descapotable, siendo recibidos por los aficionados con grandes ovaciones y vítores, y con gritos en contra de otras empresas de construcción e ingeniería civil como Uralita y Pryconsa, que fueron largamente abucheadas por los acesesistas.

Tras los cánticos de rigor, Florentino Pérez subió a una pasarela y arropó a la diosa Cibeles con una copa y dejó a los pies de los leones las cuentas auditadas por Deloitte, un gesto que fue recibido con una larga ovación y gritos de “Cheryshev, Cheryshev”.

Al término de la emotiva ceremonia, la Policía cargó para dispersar a los forofos que se resistían a abandonar la plaza entre gritos de “Un bote, dos botes, Obascón Huarte Laín el que no bote” y “Mucha policía, poca diversión”.

> Noticias relacionadas: