Matrimonio de venezolanos pone un nombre normal a su tercer hijo

La pareja formada por Maiparner García Retortillo y Ogüendeseins Pérez Amancio, nacionales venezolanos residentes legales en España desde 2003, sacudieron ayer los cimientos del sistema al reconocer a su tercer hijo en el Registro de la embajada bolivariana de Venezuela con el nombre de “José Luis”.

PUBLICIDAD

nombre_ridiculo_taco_bebe_Gallina_Ilustrada

PUBLICIDAD

Esta decisión, que va en contra de todas las expectativas, la modernidad y de lo que viene siendo la arraigada costumbre venezolana de putear condicionar la existencia de la criatura llamándole Maolening, Airjordan, Superman González, o Anacardo, ha creado un fuerte malestar entre la comunidad venezolana, que ha suspendido la tradicional ingesta de arepas con pabellón criollo de los sábados  “hasta que se aclare todo este sindiós y vuelva la cordura”, tal y como señaló Tutankamen Ra García, portavoz de la embajada bolivariana.

Según fuentes cercanas a la pareja, que tiene ya dos hijos fruto de una relación anterior: Dorisdei y Orzowei, “en homenaje al abuelo de Ogüendeseins, don Roberto, que también tenía dos oes en el nombre”, la idea de ponerle al pequeño el nombre de “José Luis” le vino al padre en un sueño en forma de ángel que, batiendo sus poderosas alas y con una espada en llamas en la mano, amenazó con “hacerme una piel con tu canoa, pobre mortal” si no le ponía un nombre normalito a su hijo. Durante el sueño, el hombre y el enviado celestial discutieron un buen rato, durante el que se descartaron nombres tan corrientes como “Jonathan”, “Maicol”, “Paul Walker”, “Delvis”, “Hitler” y “Anthuan”. Las mismas fuentes señalan que el ángel estuvo a punto de rendirse con “Gamaliel” y “Gandalf”, pero que entonces sonó un trueno poderoso y el ángel palideció, cambió de opinión y se mostró inflexible.

Finalmente, cuando don Maiparner despertó, se giró a su mujer y posando con delicadeza su mano sobre la barriga encinta de ella, le susurró: “Tendrá un nombre normal y se llamará José Luis”, a lo que ella respondió llorando durante dos días ya que tenía la secreta esperanza de poder llamarle Makgiber, como su novio número 43 de cuando adolescente.

En este sentido, la Archidiócesis de Pamplona y Tudela ha confirmado que en los últimos días ha habido numerosos casos de apariciones angélicas -“a Dios gracias”- en sueños de padres navarros y vascos.

>Noticias relacionadas: