Rechazada la petición de Felipe VI de devolverle el trono a su padre

felipe_VI_enfadado_Juan_Carlos_I_patata_caliente_Gallina_Ilustrada
Don Felipe, a la tierna edad de 2 años, cuando ya se barruntaba -miren qué expresión- que su padre se la iba a jugar bien jugada

“Aunque valoramos que, en efecto, todo parece indicar que Don Juan Carlos no le advirtió a su hijo que lo que le estaba pasando no era una Corona, sino una patata recién sacada de un horno a 700 grados, el concepto jurídico ‘patada hacia arriba y que se joda papá’ invocado por Su Majestad Don Felipe VI no es de aplicación en este caso”.

PUBLICIDAD

Así reza la conclusión del dictamen del Consejo de Estado encargado en secreto por el Rey a primera hora de la mañana del pasado sábado, después de saber que Pablo Iglesias, líder de Podemos, reclamaba un frente amplio de izquierdas y nacionalistas y se postulaba como vicepresidente del Gobierno, exigiendo los ministerios de Defensa, Interior y Justicia, además del control de los Servicios de Inteligencia y la sustitución de los fagots de la Orquesta de Radiotelevisión Española por flautas dulces.

PUBLICIDAD

Otro de los puntos del informe del Consejo de Estado da la razón a Felipe VI en sus argumentos de que “papá sólo tuvo que soportar un 23-F”, “hasta el etarra Idígoras se puso corbata para que le recibiera” y que “por mucho menos, mi bisabuelo Alfonso salió por patas”, pero confirma que la Ley de Sucesión es clara y sólo corre turno “hacia abajo o hacia los lados en el caso de que no haya abajo, no hacia arriba”. La única solución, para los consejeros del Reino, sería que Don Felipe VI abdicara en Su Alteza Real Doña Leonor, Princesa de Asturias. Parece ser que, a este respecto, Su Alteza Real habría negado ser “esa tal” Leonor y desde el sábado no haría más que llamar Leonor a su hermana la infanta Doña Sofía, “que está muy de los nervios”.

En este sentido, fuentes cercanas a la Zarzuela han asegurado a este periódico que Su Majestad el Rey habría recibido el dictamen “con cierta tristeza, como lo demuestra el hecho de que se metiera en su gabinete privado y se pusiera a llorar toda la noche hasta ser vencido por el sueño”.

Por su parte, en una escueta nota de prensa enviada desde la Oficina de Prensa de la Casa de Don Juan Carlos I, se asegura que “¡Jajajajajajajajajajaja!” y luego un “¡Pppppppffffffffftttttttt!”, siendo esta última la onomatopeya de una pedorreta prolongada en el tiempo y en el espacio.

Fuentes de la Oficina de Información de la Casa Real han negado a este periódico toda la información anterior “que es ridícula y sin base alguna”, pero sí que han confirmado que la Reina Doña Letizia ha cancelado sine die la tradicional paella en casa de los suegros de todos los domingos. “Pero por motivos de agenda que nada tienen que ver con lo anterior”.

> Noticias relacionadas: