Cómo cocinar a un socialista”, nuevo programa de Pablo Iglesias para las tardes de Canal Cocina

pablo_iglesias_canal_cocina_cocinar_socialista_Gallina_Ilustrada
Jamás, pero decimos bien, jamás de los jamases, una noticia de La Gallina Ilustrada sirvió tanto y tan bien al lema que adorna la cabecera de nuestro periódico: “Jamás las mentiras contaron tantas verdades”.

Canal Cocina acaba de presentar la que será la apuesta estrella de su nueva programación para las próximas semanas. Bajo la dirección y presentación del líder de Podemos, Pablo Iglesias Turrión, “Cómo cocinar a un socialista” buscará, según los responsables del canal, mostrar a los espectadores nuevas técnicas para preparar y servir a un socialista obrero español, desde los modernos métodos de cocción en su propia desesperación, hasta el trinchado y posterior reducción de los restos que queden, si es que quedan.

PUBLICIDAD

Pablo Iglesias, que contará con la producción ejecutiva de su productor de confianza, Mahmmoud Alizadeh Azimi, máximo responsable del canal islamista Hispan TV, a través de la empresa 360 Global Media, ha adelantado una receta en exclusiva para los lectores de este periódico:

PUBLICIDAD

Cómo cocinar un Pedro Sánchez

Ingredientes para 69 personas y un bebé:

-Un Pedro Sánchez

-240 programas de La Sexta

-Un Rey, a ser posible fresco y de España.

Dificultad: mínima, para principiantes.

Se toma un Pedro Sánchez a punto de pasar a la historia como el pringui que consiguió 89 diputados y se creyó que podía ser presidente. Para saber si es un Pedro Sánchez de temporada, nada mejor que fijarse en el color de la cara. El mejor momento es cuando está gris del espanto.

Se le niega el saludo durante más de tres semanas después de las elecciones hasta que se reblandezca por entero.

Se irrumpe en el Congreso con el puño en alto y se transmite la idea de que Pedro Sánchez huele a limpio y no es “la gente”.

Se macera con especiales de La Sexta hasta que coja un colorcillo morado.

Se le extraen una vicepresidencia y seis ministerios, los más políticos (Interior, Defensa, Administraciones Públicas…), desechando todo lo que sea social, para que vaya soltando la grasa.

Se echa el Pedro Sánchez a la cazuela, con el caldo de cultivo tibio para que piense que está en un jacuzzi. Se aumenta la temperatura gradualmente hasta que rompa a hervir sin que se dé cuenta.

Se le sazona con grabaciones filtradas de sus compañeros de la Ejecutiva al gusto.

Se rebaja el fuego para que se vaya cociendo durante un par de semanas más en su propia desesperación.

De vez en cuando, se le da la vuelta y se le pincha para comprobar si ya está tierno. Cuando acepte que Errejón sea ministro del Interior, se retira, se saca, se trincha, se corta, se mutila, se rebana, se acuchilla y se filetea.

Se emplata y se tira a la basura.

Se convocan nuevas elecciones. Se le echa la culpa a Pedro Sánchez de haberse cocinado mal.

Servir frío.

> Noticias relacionadas: