Operarios del Ayuntamiento de Madrid cambian el nombre al estadio Santiago Bernabéu

estadio_santiago_carrillo_bernabeu_podemos_carmena_Gallina_Ilustrada
Sí, sí, broma…

“De madrugada, llegaron dos tipos vestidos con mono en una furgoneta municipal, se subieron a la fachada que da a la Castellana con una escalera larga, quitaron las letras en las que se leía ‘Santiago Bernabéu’ y pusieron las que se leen ahora: ‘Santiago Carrillo’. Desde el área de seguridad del club se les preguntó que para qué habían quitado el nombre de ‘Santiago’, que así se trabaja el doble, y ellos se miraron y dijeron que por orden de la alcaldesa, Manuela Carmena, y en aplicación de la Ley de Memoria Histórica y nos extendieron un albarán, cargaron las letras en la furgoneta y se fueron. O sea, lo que se dice muy listos no eran”.

PUBLICIDAD

Desde el área de Cultura del Ayuntamiento de Madrid que dirige la concejal Celia Meyer se ha defendido la polémica medida esgrimiendo el informe elaborado a cambio de 17.999 euros por la Cátedra de Memoria Histórica de la Complutense que dirige Mirta Núñez, hija de la primera mujer de Fidel Castro, y en el que se señala que “Bernabéu no sólo fue un destacado simpatizante de la Confederación Española de Derechas Autónomas, sino que poco antes del fin de la guerra se enroló en las filas del ejército fascista y sirvió bajo las órdenes del que luego, y esto es decisivo, sería jefe de la División Azul del Ejército nazi, Agustín Muñoz Grandes. Además de este hecho, que por sí solo ya amerita la retirada de su nombre de un edificio de Madrid, Bernabéu se incorporó tras la guerra al Ministerio de Hacienda, sirviendo al franquismo desde un puesto de mando cobrando impuestos para sostener a la ominosa dictadura; pero, sobre todo, es el hecho de haber conseguido bajo su presidencia seis títulos de campeón de Europa con el Real Madrid que sirvieron de escaparate a la tiranía franquista, sin los cuales la lucha incesante de los demócratas por acabar con Franco se podría haber conseguido, ejem, mucho antes”.

PUBLICIDAD

“17.999 euros es poco por el trabajo que hacemos. ¿Sabes lo que cuesta sacar datos de la wikipedia?”, ha asegurado un portavoz de la Cátedra de Memoria Histórica, saliendo al paso así de las críticas sobre los múltiples fallos cometidos a la hora de documentar los cambios de calles, las retiradas de placas y los derribos de monumentos.

Por último, la Cátedra señala que “es competente el cambio de nombre del estadio Santiago Bernabéu, levantado una zona céntrica de la ciudad de Madrid y, por lo tanto, visible por centenares de miles de niños inocentes y demócratas que todos los días sangran por los ojos al ver ese vestigio franquista, por el de un reconocido luchador por la causa de la paz, la libertad y la democracia en el mundo como, ejem, ejem, atjum, tos, Santiago Carrillo”.

> Noticias relacionadas: