Tras ver Sister Act cinco veces seguidas, Carmena se ofrece para dialogar con las bandas latinas

manuela_carmena_sister-act_bandas_latinas_madrid_dialogo_Gallina_Ilustrada
La moderada alcaldesa de Madrid, en una foto reciente, rodeada de alegres pandilleros: De izquierda a derecha: Sabio, Gruñón, Mocoso, Romántico, Bonachón, Mudito, Feliz y Kevin Ronaldo.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (Menfis, 2350 a.C.) se ha ofrecido para dialogar con las bandas latinas que el pasado fin de semana sembraron el caos y la violencia en los distritos culturales de Tetuán y Centro, con el resultado de 14 policías heridos y un joven de 15 años muerto a puñaladas.

PUBLICIDAD

Según fuentes cercanas a la moderada alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena solicitó el lunes por la tarde de los servicios de la Filmoteca Nacional una copia en Super 8, “o en algún sistema moderno como video 2000, cinta Beta o similar”, de la reconocida película Sister Act (En español: Una monja de cuidado) protagonizada por una divertidísima y nada previsible Whoopi Goldberg que da vida a una seudomonja que logra enderezar con canciones y diálogo la vida de unos mozalbetes de barrios chungos. Una vez la tuvo en su poder, la alcaldesa se encerró en su despacho con la película y un proyector de manivela de última generación (del 98), procediendo a su visionado cinco veces seguidas.

PUBLICIDAD

Un funcionario municipal ha asegurado a este periódico que “Al cabo de diez horas, la alcaldesa salió de su despacho y tras cantar ‘Ain’t no Mountain High Enough’ con bastante buen tono, llamó al jefe de la Policía Municipal, Teodoro Pérez, para comunicarle su disposición a dialogar con las bandas latinas ya que, según aseguró la alcaldesa: “a menudo, la violencia no es nada más que torpeza en la convivencia”.

Varios testigos presenciales aseguran que en ese preciso instante, el inspector Pérez retrocedió despacio mientras musitaba “ajá, ajá, dialogar con las bandas latinas, claro, alcaldesa, ajá…” mientras sacaba el walkie-talkie y comunicaba con el servicio de emergencias a fin de que una unidad móvil de psiquiatría se presentara en las dependencias municipales lo antes posible.

Sin embargo, no fue hasta que la portavoz municipal Rita Maestre logró distraer a Carmena mostrándole un proyecto avanzado de talar el mástil de la bandera nacional de la Plaza de Colón “por fascista”, cuando los servicios médicos lograron que ingiriera unas cuantas magdalenas con relajantes para caballo, trasladándose a continuación a la alcaldesa hasta su domicilio a fin de que guardara reposo.

> Otras noticias estupendas sobre Carmena: