Expertos creen que lo que Anna Gabriel quiere es pillar cacho

anna-gabriel-tribu-comuna-pillar-cacho-Gallina-Ilustrada
¡Uaaaaaah, uaaaaaaaaaaaaaaaaaah, aaaaaaaaaaaaah, jodeeeeeerrrrrrrrr! (perdón, me he dado un golpe en el dedito pequeño del pie derecho mientras me sentaba en la mesa para escribir este pie de foto).

“Tiene que ser eso, porque si no, no se explica que alguien, a estas alturas del siglo XXI y con lo fácil que es encontrar libros gratis en internet, exponga en público su preferencia por un sistema protosocialista tribal-comunal que lleva fracasando desde mediados del siglo XIX”. Así lo aseguran expertos en Comportamiento Social de la Universidad de San Andreas (EEUU) consultados por este periódico tras la declaraciones de Anna Gabriel, diputada del partido antistema catalán CUP, en las que abogaba por tener hijos “en común y en colectivo” para que “los eduque la tribu”, tal y como sucede en “muchas otras culturas en el mundo” (Amazonía ignota y tal). Según la diputada catalana, el modelo de familia nuclear es pobre porque “querer lo mejor para lo tuyos, que son pocos” supone una “lógica perversa” y “vuelve conservadores” a los niños. O sea, fachas.

PUBLICIDAD

Los mismos expertos, tras reponerse con dificultad de un ataque de risa prolongado que llevó a uno de ellos al borde mismo de la hipoxia, han asegurado que “todas las personas, hombres y mujeres, incluso los antisistemas separatistas sin duchar, en un momento dado de la vida decimos cualquier gilipollez para tratar de echar un polvete; pero claro, si tienes el pelo cortado a lo clic de famóbil, cara permanente de que algo huele mal y tienes el atractivo físico de una zarigüeya, la gilipollez que dices es mayor, es comprensible”.

PUBLICIDAD

“En este caso, esto que dice la señora Gabriel sobre la tribu-comuna, junto al tema de su apoyo a la práctica de sexo en espacios públicos como el metro de Barcelona, además de su apuesta decidida por el uso de esponjas marinas con pantalones cuadrados durante la menstruación –que no es sino la exhibición pública de su fertilidad-, supone un nivel de bullshitting (gilipolleces) tan descomunal que si un hombre en edad fértil dijera todas esas cosas, concluiríamos que el individuo en cuestión folla poco o nada y que cuando folla, folla mal. Pero como en este caso es una mujer, no podemos decirlo porque entonces dirían que somos machistas y perderíamos nuestro trabajo en la universidad, así que no lo diremos”.

En este sentido, los sociólogos también dan algunas pautas para remediar el asunto: “Lo primero y quizá lo más importante es una buena ducha y quemar todas esas ropas. A partir de ahí, lo mejor es siempre pensar antes de hablar y lo demás ya viene solo…”.

> Noticias sexis relacionadas: