Los okupas de Barcelona amenazan con ducharse, buscar un trabajo decente y votar al PP

okupas-barcelona-banc-expropiat-aida-Gallina-Ilustrada
Esta foto es, a todas luces, falsa. Esta pava va depilada. A lo mejor es un madero infiltrado. El de la derecha tiene pinta de diputado de Podemos, aunque no, que  lleva las cejas demasiado arregladas. Será de Ciudadanos. Aunque esa mirada bovina… ¿PSOE?

“Si esta situación de violencia por parte de las autoridades continúa durante más tiempo, no descartamos ducharnos, ponernos ropa limpia, estudiar unos módulos de FP o incluso un grado en alguna carrera técnica, conseguir un trabajo decente, pagar nuestros impuestos, casarnos por la Iglesia, criar retoños y votar al PP; todo lo cual sería una lástima, sobre todo lo de la ducha, porque le hemos cogido mucho cariño a las ladillas después de tanto tiempo con ellas. Mira, a esta de aquí la he llamado Penélope porque le gusta acurrucarse encima de mi nardo… ¡Cosita!, ¿quién te quiere a ti?, ¿quién es una ladilla buena? Mira, si hasta he conseguido que se siente y que dé la patita, bueno, las ocho patitas. Sit, Penélope, sit. Good girl”.

PUBLICIDAD

Así lo ha confirmado un portavoz del movimiento okupa de Barcelona atrincherado en el barrio barcelonés de Gràcia durante el cuarto día consecutivo de violencia en las calles por el intento de desalojo del llamado Banc Expropiat. El portavoz okupa ha añadido que “la alcaldesa Colau y la Generalitat dirán qué prefieren: que sigamos a lo nuestro, tocando el bongo, pasando de todo y tal, o que nos convirtamos en tipos sensatos y limpios y acabemos votando al Partido Popular”.

PUBLICIDAD

La reacción del Consistorio no se ha hecho esperar, y en una medida tachada de “fascista” por los okupas, la alcaldesa Ada Colau ha ordenado cortar el agua en todo el barrio, “no vaya a ser que tengamos un disgusto, oyes”.

La decisión de la regidora barcelonesa también ha sido mal recibida por los mandos de los Mossos d’Esquadra, que han recordado que “las porras reglamentarias deben ser limpiadas después de cada carga contra los okupas, ya que si no, además de que la mierda forma una capa que amortigua los golpes, se convierten en un foco de infección”. Ahora, el temor de las autoridades municipales es que la protesta okupa se extienda al colectivo de manteros subsaharianos de Barcelona, que día tras día animan la vida cultural de la ciudad condal y confieren ese carácter tan especial -multiétnico y así- a la capital catalana.

> Noticias okupadas relacionadas: