Los padres de los alumnos de Cantabria tendrán una semana de castigo cada dos meses de clases

cantabria-semana-vacaciones-dos-meses-clases-Gallina-Ilustrada
Alumna del Colegio de las Esclavas del Sagrado Corazón de la capital santanderina, sacudiéndose el yugo del heteropatriarcado una semana cada dos meses de clases.

El Gobierno cántabro de coalición entre regionalistas y socialistas anunció ayer, en la inauguración del Foro Mundial de Fabricantes de Preservativos que se celebra en Santander, la decisión irrevocable de dar a los alumnos montañeses una semana extra de vacaciones por cada dos meses de clases, que se juntarán a las tradicionales vacaciones de Navidad, Carnavales, Semana Santa y Verano, además de fines de semana, puentes, acueductos, festivos nacionales, regionales, locales y fiestas particulares de los colegios…

PUBLICIDAD

Ante las críticas de los padres, que se quieren morir han denunciado la falta de diálogo con la Consejería de Educación, fuentes del Gobierno cántabro han asegurado a este periódico que “Lo que no se puede estar es estar ahí, dándole que te pego a lo loco, sin tomar medidas, pariendo como conejos y luego pretender que mientras ellos están trabajando como mulas, a tus hijos los distraigan los profesores pagados por la Consejería de Educación para dar un máximo de 18 horas lectivas a la semana. Eso sí que no. ¡Hombre, ya!”.

PUBLICIDAD

“Además —aseguran desde el Gobierno que preside el intelectual Miguel Ángel Revilla—, es una falacia decir que no hemos consensuado la decisión, cuando ha sido firmada por todos los sindicatos de profesores entre grandes carcajadas y ha sido bien recibida en general por los alumnos, que son muy suyos”.

Desde Podemos, partido que con su abstención facilitó el Gobierno de coalición entre socialistas y regionalistas cántabros, “la medida es súper socialdemócrata porque lanza un mensaje muy claro y socialdemócrata al heteropatriarcado machista y además, como nosotros no tenemos hijos, nos la pela socialdemocráticamente hablando, y nunca mejor dicho”.

En este sentido, la Federación Montañesa de Abuelos ha emitido un duro comunicado en el que aseguran que “así no hay manera de irse a vivir a Málaga” y terminan acordándose con cierta brusquedad de la familia del consejero de Educación, el socialista de ascendencia checoeslovaca, Ramón Ruiz Ruiz.

Noticias educativas relacionadas: