VOX propone que la empresa Desokupa intermedie con Sánchez para que convoque elecciones

Y el caso es que si te fijas detenidamente en las caras de los de Desokupa, pues tienen pinta de tíos simpáticos. De los de contar chistes de Arévalo como si no hubiera un mañana

“Por 2.500 euros, que es lo que cobran los de la empresa Desokupa por sus labores de intermediación para el desalojo de viviendas okupadas como el Palacio de La Moncloa, nos garantizamos un ahorro en déficit público, en subidas de impuestos y en diésel para el avión Falcon de miles de millones de euros sólo en el próximo año. Creo que haríamos un buen negocio”.

PUBLICIDAD

Así se ha expresado Santiago Abascal (Bilbao, 1976), líder de la formación de derechas VOX, durante un acto celebrado en Ceuta en el que, tras evaluar las informaciones que señalan la presencia de 50.000 subsaharianos acampados en Marruecos a la espera de poder asaltar la valla, entrar en Europa y fichar por un club de fútbol francés, ha pedido la retirada de la valla y su sustitución por “un muro de 400 metros de alto, al estilo del de Poniente de Juego de Tronos, pero con un foso lleno de cocodrilos marinos, y que todo eso lo pague Marruecos“.

PUBLICIDAD

La reacción del Gobierno de Pedro Sánchez a la propuesta de VOX de contratar a la empresa privada catalana Desokupa (93 por ciento de éxito en desokupaciones en menos de una semana)  no se ha hecho esperar, y en un rotundo comunicado ha rechazado la idea de la intermediación asegurando que  El presidente Sánchez está dispuesto a convocar elecciones en cuanto acabe la temporada de festivales de música y pueda liberar su agenda cultural. Pero que oye, que si queréis que sea antes, antes, que no hay que ponerse así, oyes”.

También en este sentido, el líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha mostrado su pesar porque esta feliz idea para librar a España de un presidente socialista investido con los votos de comunistas y separatistas no se le haya ocurrido a él antes, “pero es que no puedo estar a cepillarme a Soraya, metafísicamente hablando, y a lo demás, que no sabéis como tengo las zonas comunes de Génova, llenitas de socialdemócratas-liberalprogresistas preguntando qué hay de lo suyo. Esto es un no vivir”.

> Otras noticias: