El plan de Marlaska de cambiar las concertinas de las vallas en África por escaleras mecánicas, a debate

Más o menos, la cosa sin concertinas y con escaleras mecánicas quedaría así. Hemos incorporado un pobre subsahariano depauperado para darle más dramatismo al asunto, a lo ONG

No sé yo…”. Esta es la conclusión a la que ha llegado un informe técnico confidencial encargado por el Ministerio del Interior sobre la propuesta de su titular, el ex juez Fernando Grande-Marlaska (Bilbao, 1962), de sustituir las concertinas (tipo de alambre con cuchillas) de las vallas de las fronteras españolas en África por escaleras mecánicas para frenar los asaltos que se han redoblado en las últimas semanas de subsaharianos, en concreto, anda qué casualidad, desde que hay un Gobierno socialista en España.

PUBLICIDAD

El mismo informe técnico señala que “hay que joderse”, sin obviar referencias concretas “a la madre que me parió” además de insistir en la necesidad de beber todos los días entre cuatro y cinco combinados nacionales y no menos de media docena de cervezas, “porque esto sereno no se aguanta”.

PUBLICIDAD

En el apartado de recomendaciones, el informe, bañado en lágrimas, pide al ministro que “al menos que sean escaleras mecánicas chinas, que fallan mucho y de vez en cuando se tragan a la gente” además de rechazar la idea de Marlaska de cambiar el material antidisturbios de la Guardia Civil por pistolas de agua “porque eso se ha demostrado que los chorritos de agua sólo funcionan con los perroflautas, los okupas y las madres que están leyendo tranquilamente en una tumbona“. También, aunque sin concretar posibles alternativas, el informe advierte de la cierta debilidad de la idea del ministro de “confiar la defensa de la frontera a un campo de fuerza mental laico-democrático” que haga que los subsaharianos rechacen la idea de invadir España para, a corto plazo, poder fichar por un club de fútbol francés.

> Otras noticias: