Torra condena el ataque de una españolista con su nariz al puño de un pacífico catalán

La Generalitat de Cataluña ha reaccionado con contundencia “a la intolerable agresión que sufrió el pasado sábado un pacífico catalán democrático que recibió un golpe en su puño con la nariz picuda de una intolerante españolista que escoltaba a sus hijos mientras estos retiraban fascistamente lazos amarillos de las calles de Barcelona”. Según estas informaciones, el presidente Torra habría elogiado sin reservas la actitud de los mozos de escuadra que animaron al indefenso catalán a denunciar al marido de la mujer por haberle cogido del cuello después de que esta, una española (¡iiiiiiiih!) de origen ruso, le golpeara con exagerada violencia con la tocha en sus inofensivos nudillos. Para evitar esta escalada de violencia, el presidente Torra se ha puesto en contacto con el presidente Sánchez, a quien ha ordenado que reforme la Ley de Seguridad Ciudadana para que las narices de los españolistas sean consideradas armas blancas.

PUBLICIDAD

Según el informe de los mozos de escuadra sobre el incidente, hasta ahora “sólo se ha podido probar que aquel buen hombre —un ecologista concienciado, como todo buen catalán democrático y pacífico- no actuó por móviles políticos, sino que recriminó en un tono amabilísimo a la familia de españolistas simpatizantes de Ciudadanos su falta de urbanidad por arrojar a las papeleras los lazos amarillos que iban quitando, sin respetar que el plástico va a los contenedores de reciclado de plásticos, que nos estamos cargando el planeta, sobre todo los hielos del Ártico y hay osos polares que lo están pasando fatal”.

PUBLICIDAD

También en este sentido, el informe de la policía autonómica catalana no recoge que la víctima (el pacífico catalán de los nudillos golpeados, claro) llamara “extranjera de mierda” a la mujer como se ha publicado en medios afines al Régimen españolista represor. Para una fuente de los mozos: “hay versiones contradictorias sobre este hecho. La mujer de la nariz grande, su marido y todos los testigos que estaban en el parque barcelonés de la Ciudadela dijeron que sí que le había llamado ‘extranjera de mierda’ y que no jodiera la marrana y se fuera a su país. Pero la víctima (el democrático catalán que recibió el impacto de la picota de la desaprensiva en su puño) lo niega. Y claro, a ver quién tiene razón, que no somos adivinos”.

Las reacciones no se han hecho esperar a la noticia de la agresión, y en un comunicado urgente, las más de 300 asociaciones feministas subvencionadas que hay en España han enviado un comunicado conjunto en el que señalan que “                                                  “, además de que “                   ,                y           ;                                      “, mientras reclaman al Estado otros 200 millones de euros “para cosas feministas”.

También en este sentido, ha sido muy comentada la reacción del secretario general de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, que en un tuit publicado ayer, se ha puesto equidistante, asegurando que “el PSC no está ni con los puños ni con las narices”.

> Otras noticias: