Tras conseguir que Franco sea enterrado en el centro de Madrid, Sánchez arreglará ahora lo de las pensiones

El doctor está triste, qué le pasa al doctor. Que ha perdido la tesis, que ha perdido el color…

El presidente del Gobierno, el doctor Sánchez, animado por su inminente éxito democrático: la exhumación de los restos mortales del general Francisco Franco de su tumba a 54 kilómetros de Madrid donde Cristo dio las tres voces y que si querías ir a ver el lugar te tenías que dar una panzada de coche y ojo con ir un domingo por la tarde porque a la vuelta tenías caravana asegurada con toda la gente que baja de El Escorial de comer chocolate con picatostes y embotellamiento masivo en la A-6 y claro, pues eso echaba para atrás a mucha gente y si eso ya vamos otro año con los niños, que ahora son muy pequeños, Mari Carmen, y si quieres llevamos a tu padre que era de la UGT y seguro que le hace ilusión… ah, lástima que sólo le dejen salir de la residencia los domingos porque a la vuelta nos va a pillar una tranca desde El Escorial y no te digo nada de cómo se pone la A-6 y además hoy juega el Atleti…

PUBLICIDAD

Insistimos. El doctor Sánchez, animado por el inminente éxito democrático que a buen seguro supondrá la exhumación de los restos de Franco de la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos y su traslado a una tumba discreta en pleno centro de Madrid, a la cripta visitable (donativo: 1 euro) de una iglesia pequeñita y casi escondida llamada Catedral de la Almudena, a tiro de piedra de la Puerta del Sol y junto al diminuto Palacio Real desde cuyos balcones el pequeño general saludaba a las enormes multitudes que lo aclamaban hace no tanto tiempo…

PUBLICIDAD

Va, una más. Animado por el éxito de su determinación democrática para la exhumación de los restos de Franco y su traslado a la Catedral de la Almudena donde a buen seguro será olvidado, el presidente del Gobierno, el doctor Pedro Sánchez, ha declarado que ahora trabajará incansablemente para asegurar las pensiones para el futuro, sobre todo desde que se ha enterado de que estamos a poco más de diez años para que llegue a la edad de jubilarse los primeros integrantes de la generación del baby-boom español (los nacidos en los 60, en una etapa de prosperidad sin precedentes en la historia económica de España que condujo a un aumento formidable de la natalidad).

Esta objetivo del doctor Sánchez de solucionar el descomunal problema que afronta el sistema público de pensiones ya ha tenido su primera reacción. Hace pocos minutos un portavoz de la Asociación Española de Nacidos en los 60 ha asegurado a este periódico que “puta mierda” y de inmediato se ha tragado un bote entero de pastillas. La Oficina Económica de La Moncloa y la Tesorería General de la Seguridad Social han recibido la triste noticia del óbito de este contribuyente “con profunda alegría, una pensión menos, el muerto al hoyo…”.

> Otras noticias: