Político con ocho escoltas asegura que los terroristas yihadistas no conseguirán que tengamos miedo

Introduzca dentro de la línea de puntos la imagen de su político de alto nivel -primer ministro, presidente o alto funcionario europeo que prefiera- (oferta limitada a políticos de Estados europeos que hayan firmado el Pacto de Migración de Marrakech, con excepción de Hungría, Polonia, Austria, República Checa, Estonia y Lituania)

Europa no se doblegará ante el miedo”, ha asegurado esta misma mañana un político de alto nivel rodeado de ocho guardaespaldas, con francotiradores en las azoteas, equipo médico propio y que «por motivos de seguridad» vive en las afueras y no ha paseado solo por el centro de una ciudad desde que fue elegido-nombrado-colocado. “La mayor derrota para los terroristas es que mantengamos la normalidad de nuestras vidas”, ha señalado el mismo político después de bajarse de su automóvil blindado conducido por un experto en conducción evasiva, equipado con inhibidor de señales y desfibrilador de última generación al que cuatro motoristas armados le abrían paso con las sirenas a todo trapo.

PUBLICIDAD

Ante las informaciones que señalan que sólo los servicios de inteligencia franceses tienen fichados a 26.000 sujetos que son una amenaza para la seguridad pública, registrados en un llamado “Fichero S” que señala a las personas radicalizadas (5.000 en 2016), la mayoría en mezquitas salafistas (una de cada tres), el mismo político ha realizado un emocionante llamamiento a no caer en comportamientos totalitarios e intransigentes y mantener el espíritu integrador que caracteriza a Europa “no conseguirán que tengamos miedo, como lo demuestra la adhesión casi unánime de los gobiernos europeos al Pacto Migratorio de Marrakech, a excepción de los gobiernos ultraderechistas de Hungría, Polonia, Austria, República Checa, Letonia y Eslovaquia” mientras cuatro agentes identificaban en la distancia a un millenial con barba y trenca que llevaba una cachimba en la mano con propósitos poco claros.

PUBLICIDAD

La cotidianidad es nuestra mejor arma frente al terror”, ha asegurado el político, que se ha disculpado ante los periodistas,  “me perdonarán, pero tengo que tomar un avión de la Fuerza Aérea y regresar a palacio”, dando por terminada su comparecencia no sin antes «animar a los europeos a que planten cara al terror llenando las calles, las discotecas y los mercadillos festivos propios de estas fechas. Demostremos con nuestras sonrisas que nosotros vamos ganando y los terroristas, perdiendo”.

En ese momento, el jefe de escoltas comunicó a toda la malla de escoltas que “el pájaro se mueve, repito, el pájaro se mueve”, mientras ordenaba a uno de los dos helicópteros de las Fuerzas del Orden que se desplazara en vuelo rasante-intimidatorio hacia el norte para controlar la ruta de salida.

Este periódico ha podido saber que hubo un pequeño retraso en la partida del político de alto nivel porque hizo falta la ayuda de cuatro operarios expertos en mudanzas para acomodarle los cojonazos que se gasta, que los llevaba arrastrando y hacían tope con la puerta de su coche oficial.

> Otras noticias: