Alarmado por la baja natalidad, el Gobierno pedirá a las españolas que adopten inmigrantes ilegales

El Doctor Sánchez, explicando cómo de grandes son las ventajas de que las mujeres españolas adopten un subsahariano en edad militar y paliar así el invierno demográfico que nos asoma

Estupefacto ante la posibilidad de que dentro de 20 años no haya quien trabaje para pagar las pensiones a los políticos, el Gobierno del Doctor Sánchez ha reaccionado con la prodigiosa eficacia que le caracteriza y solicitará que alguien (a ser posible Pedro Duque, que una vez, entre sociedad instrumental y sociedad instrumental se leyó las instrucciones de un cohete sin dormirse), se lea los libros que desde hace décadas llevan pronosticando con extraordinaria precisión que el invierno demográfico is coming y a los que nadie ha hecho ni puto caso. “Ejque creíamos que eran cosas de esas de fachas del Opus”, se ha disculpado un asesor ministerial sorprendido tomando el solecito de mediodía en una terrazuela madrileña rodeado de funcionarios sindicalistas liberados con barriga propia de parias de la tierra, famélica legión.…

PUBLICIDAD

La misma fuente ha negado que esta baja natalidad, la peor desde los tiempos complicados y sombríos de la posguerra, sea consecuencia directa del desprecio político y democrático por la familia como base de la sociedad, la idealización del aborto como derecho reproductivo y que el euro haya sido una estafa del tamaño de un mamut siberiano cachas. “No, hombre, no… o mujer, lo que sea que quieras ser sin que yo te condicione ni te etiquete, no es por nada de eso, sino porque, oye lo que te digo, lo que pasa es que en Estepaís se folla poco”. “Y mal”, ha añadido un sindicalista entrado en años y en mariscadas. “Nosotros si que follábamos en los 70”, ha añadido un tercero. “Tú no has follado en tu vida”, ha gritado otro, que ha sido respondido de inmediato por el tercero con un “te recuerdo que fui funcionario de la Fundación Fondo Andaluz de Formación y Empleo”. “Ah, coño, perdona, pues sí que has follado”, ha rectificado el cuarto. “Y sin pagar”, no como otros. “Mira, eso técnicamente es verdad”, ha dicho un quinto mientras se atizaba un sol y sombra de buena mañana antes de levantarse, mirar su reloj Cartier con símbolo de la UGT grabado en la esfera y despedirse diciendo “bueno, voy a ver si ficho, que ya es la una”.

PUBLICIDAD

De vuelta al Gobierno, y a la espera de que alguien con cerebro les diga en qué momento ocurrió que las mujeres empoderadas españolas del siglo XXI licenciadas, con dos máster y talla 40 (porque la 38 les aprieta) miraron las retenciones por IRPF y otros seguros sociales de su nómina de 800 euros y al tipo ese con el que viven que se traga diez partidos de fútbol por semana y decidieron que iba a tener hijos su puta madre de usted (para los de la Logse: su puta madre de tú), el Gabinete del Doctor Sánchez ha confirmado que en la próxima reunión del Consejo de Ministros se pondrá sobre la mesa la propuesta, largamente barajada desde la primera vez que el presidente se arrodilló recibió a George Soros en La Moncloa, de impulsar un Plan Estatal (nacional, no, para evitar ofender) de Adopción de Migrantes Ilegales.

“Es una idea buenísima, y no porque sea de George, digo, nuestra, sino porque tiene enormes, oh, sí, enormes ventajas para las españolas que no han podido o querido traer suculentos, slurp, contribuyentes al mundo. Entre las ventajas está que estos subsaharianos ya vienen creciditos, en edad militar, con la licenciatura en Ciencias Empresariales Callejeras por la Universidad de la Vida, unos brazos musculosos y un enorme, enorme, enorme deseo de ser parte de una familia moderna e integradora unimarental que les arrope por la noche, sí, oh, sí, cuando hace frío”, ha asegurado varias portavoces de asociaciones feministas próximas al Gobierno mordiéndose el labio inferior, con el pelo algo revuelto y la respiración agitada.

La idea, según los expertos, podría ser un éxito.

Otras noticias: