DKiss lanza su docudrama “Mi vida con 106.000 euros” sobre alcaldesas que luchan por bajarse el sueldo

En esta imagen de archivo (Iglesias está ahora mucho más rollizo), una de las posibles -no confirmadas- estrellas del nuevo programa de DKiss sobre alcaldesas del cambio que sufren por no poder bajarse el sueldo como prometieron. A su lado, el presentador -tampoco confirmado- de otro programa para las noches de los juernes: «En mi casoplón serrano o en tu casa humilde de barrio obrero porque eres lumpen»

“Nadie sabe lo difícil que es vivir con esta angustia diaria. Me levanto todos los días en mi chaletazo del Parque del Conde de Orgaz abrazada a mi cartilla de ahorros y la abro y siento vergüenza de mí misma. Y entonces juro por Lenin que de hoy no pasa que cumpla mi promesa electoral de recortarme el sueldo hasta los 48.398,53 euros brutos, pero no sé qué ocurre —sollozo, sorbido, sollozo—, que termina el día y entonces entro en el banco online y ahí está mi sueldo de 106.131 euros, la cartera capitalista de inversión en acciones del mercado continuo y a veces paso dietas y -sollozo, mocos, llanto inconsolable— me las pagan… El otro día, sin ir más lejos, mi sueldo como alcaldesa del cambio subió 5.000 euros brutos anuales de un día para otro —sollozo, sorbido nasal, <burp>, sollozo— sin saber cómo. Prometo por la Pasionaria que me he estado esforzando… A veces pienso que hay una mano ultraderechista que me boicotea, pero entonces recuerdo que jamás he llevado a Pleno la propuesta de bajarme el sueldo y me digo a mí misma, ‘Manuelita, hija’”.

PUBLICIDAD

Así comienza el primer programa del nuevo docudrama “Mi vida con 106.000 euros” del canal DKiss que tras su éxito con “Mi vida con 300 kilos” sobre ballenas varadas obesos mórbidos yanquis que tratan de reducir su peso, llevará el drama de las alcaldesas del cambio que desde hace tres años y medio tratan de bajarse el sueldo pero son incapaces. Según un portavoz del canal “con este programa tratamos de acercar a los espectadores la heroica lucha diaria de comunistas como todos los demás que si no se hubieran metido en política estarían en la cola del paro, de teleoperadoras de Jazztel o cobrarían una pensión gracias a eso invento franquista llamado Seguridad Social, pero que en cuanto empiezan a recibir dinero público se sienten atrapadas en un bucle neoliberal estatista statuquoista del que no consiguen salir”.

PUBLICIDAD

Una de estas alcaldesas, con petición expresa de anonimato, ha relatado a este periódico que “hace unos días uno de mis asesores de campaña me dijo que ante la inminencia de las elecciones municipales del próximo mes de mayo, debería empezar a recordar todo el trabajo que nos queda para mejorar la vida de los millones de niños desnutridos que todavía quedan en mi ciudad, y yo entonces —sollozo, aspiración nasal ruidosa y pelín desagradable, sollozo, quejío— pensé: ¿a cuánto habrán cerrado hoy mi cartera de 450.000 euros en participaciones en sociedades de inversión cotizadas? Y entonces me dije: ‘Manuelita, hija, para cinco meses que te quedan…’”.

El mismo portavoz del canal ha asegurado que además de esta novedad, ya se trabaja en un otro programa para la próxima temporada que se llamará: “¿En mi casoplón serrano o en tu casa de barrio obrero de donde no vas a salir porque eres lumpen?” y en el que líderes de movimientos populares surgidos de la indignación del pueblo y que trabajan por los derechos del pueblo, invitarán a cenar a sus votantes y les dejarán que les toquen. Pero poco. Y con guantes. «O sin tocar», han asegurado fuentes de la cadena.

> Otras noticias: