Dormir menos de seis horas, comer mal y saber en qué gasta Sánchez tu dinero, aumentan el riesgo de infarto

¿Cómo se explica que la inversión en Madrid suba un 0,16 por ciento y en Cataluña un 66 por ciento? ¿Habré dado de comer al gato? ¿Tengo gato? ¿Por qué me he comprado un puto despertador que hace tic-tac y me recuerda el paso inexorable del tiempo? Y mi mujer ahí, roncando, que no la doy un empujón por si acaso me denuncia. ¿Tengo mujer? Ah, no, que no tengo. Que se fue con un funcionario. Qué lista era… Entonces, si no tengo mujer, ¿quién está roncando a mi lado como su fuera un kraken? ¿El gato? Pero si no tengo gato… Uf, no sé si voy a poder dormir. Maldito Sánchez

“Los trabajadores por cuenta ajena y en especial los autónomos que se acercan a leer el desglose de las partidas del proyecto de Presupuestos Generales del Estado, y que entonces observan cómo se dispara el déficit público y cómo se usa el dinero público para comprar apoyos y recompensar a los nacionalistas tienen un 84 por ciento más de posibilidades de agarrarse un globo tremendo. Esta globitis provoca subida de tensión arterial, palpitaciones, inflamación testicular —en el caso de los varones— y súbita estrechez de las paredes vaginales (xixi) con negativa inesperada a introducirse en el mismo faroles pequeños (farolillos) en el caso de las mujeres y los intersexuales que no se reconocen como tales”.

Estas son las conclusiones de un estudio del Centro Mundial de Investigaciones Cardiológicas en el que han participado 4.000 personas que, sin embargo,  proporcionan datos dispares según la edad y la ocupación de los participantes. Así, el 95 por ciento de los jóvenes varones entre 18 y 29 años, así como los funcionarios de entre 24 y 65 años, apenas sufrieron un incremento en la sudoración periférica (me suda) de sus genitales (la polla) cuando leyeron que los PGE elevan la partida destinada a RTVE. Entre las mujeres de ese mismo grupo de edad y/o también empleadas de la función pública que leyeron que el Gobierno del Doctor Sánchez prevé un incremento del 66 por ciento en las inversiones en Cataluña, un 87 por ciento reclamó más dinero para que España mande algo digno a Eurovisión.

Los científicos han señalado que “nuestra preocupación máxima se concentra en la salud cardiovascular de todos aquellos individuos de entre 30 y 65 años, asalariados por cuenta ajena sin subida alguna en la nómina desde 2010 y date con un canto en los dientes, cabronazo, autónomos y desempleados, padres de familia heterosexuales nativos españoles de los que pagan los libros de sus hijos y el chino como extraescolar a precio de tóner de impresora y conductores habituales de vehículos fascisto-diésel de más de diez años”.

Aseguran los expertos que “no entendemos por qué, a pesar de todas nuestras recomendaciones, que mira que llevamos años con esto, la inmensa mayoría de los individuos de esta edad no duerme más de seis horas, sigue haciendo de aspiradora de los restos de comida de los platos de sus hijos y consume información sobre la política económica del Gobierno del Doctor Sánchez como si no hubiera un mañana, que en su caso, a lo mejor, no lo hay”.

En el tercer grupo, los sujetos entre 60 y 80 años, las conclusiones son dispares dependiendo de si te has jubilado con la pensión máxima, “en cuyo caso tiendes a sufrir una regresión juvenil que hace que te vuelven a transpirar los genitales cuando lees que el Doctor Sánchez destinará 11 millones más al organismo que prepara la profanación exhumación de los restos de Franco”, o de si has estado cotizando como un canalla pero no has tenido suerte en los últimos años y te ha quedado una pensión de panderete que se está comiendo tu hijo, el tontaina ese que salió a la familia de tu mujer y que estudió Filosofía porque tenía muchas salidas. “En este último caso, se ha detectado que el 99 por ciento de los individuos bajo control consume a propósito información sobre déficit público, aumento impositivo y despilfarros autónómicos con el fin inconfesado de acortar su vida lo máximo posible e ir a algún lugar mejor, como el Cielo, el Purgatorio o Finlandia”.

Las recomendaciones de los científicos están claras: “lo mejor es hacerse bicho bola, o que te toque una cantidad apreciable —pero no desmedida— en cualquier sorteo de loterías del Estado y/o tener una pensión permanente como ex presidente del Gobierno o de Comunidad Autónoma. Hemos descubierto que los individuos que cumplen al menos dos de esas recomendaciones viven más, mejor, y, sobre todo, con muchas más ganas”.

“No ser del Espanyol también ayuda”, añaden los científicos.

> Otras noticias: