Carmena hará de Kate Winslet y Errejón de DiCaprio en un remake de Podémic, digo, Titanic

“Rose, hazme sitio, que ahí cabemos los dos”, dijo Jack mientras ella planeaba cómo quebrarle los dedos congelados. “Oye, ¿no estarás pensando en quebrarme los dedos, verdad?”, añadió Jack con un rictus de desconcierto. Ella se acercó y le susurró: “Te amo tanto, John”. “Jack”, dijo él. “Lo que sea, tú agárrate”, dijo ella. 

“Vamos a tratar de confirmar que en esa tabla de madera caben al menos dos personas”. Así lo ha confirmado la productora Más Madrid (una escisión de Podemos Galapagar Enterprises) en la presentación del nuevo remake de la película Titanic que tendrá a Manuela Carmena (Hieracómpolis, Periodo Arcaico, 2944 a.C.) y a Íñigo Errejón (Madrid, 2008 d.C.) como protagonistas después de que no hubieran llegado a un acuerdo con Kate Winslet, que ni siquiera se puso al teléfono, ni Leonardo DiCaprio.

PUBLICIDAD

“Aunque actualizada a los tiempos modernos, demócratas y progresistas que vivimos”, según la productora, la historia seguirá siendo fiel a lo ocurrido en la madrugada reaccionaria del 15 de abril de 1912 en aguas del Atlántico, cuando el trasatlántico HJP Podemic, digo RMS Titanic, botado en los astilleros madrileños de Vistalegre, se dio por el costado de estribor con la realidad en forma de iceberg fascista y machirulo mientras navegaba a toda máquina en dirección a Caracas con 3.672 cargos públicos.

PUBLICIDAD

A resultas de ese choque, miles de ratas cargos de Podémic, cagüen, Titanic, tratarán de abandonar el barco que se hunde sin remedio por la proa hasta partirse en dos. “Asistiremos a dramáticas escenas como una asamblea celebrada en cubierta en pleno hundimiento en la que una mayoría de hombres feministas, de los que follan bien, en plan sensible, rechazará por heteropatriarcal y ultraderechista la idea reaccionaria de que las mujeres tengan preferencia a la hora de ocupar un puesto en las listas en los botes salvavidas”.

El inexorable hundimiento del crucero llevará a Manuela Carmena, en el papel de Rose y a Íñigo Errejón, en el papel de Jack, a buscar con desesperación una forma de salir vivos de ahí y no tener que volver a ser becario en la Universidad de Málaga (en el caso de Jack) o a residir en la sala de momias del Museo Arqueológico (en el caso de Rose). Probarán de todo, desde relevar al capitán del Podémic, joder, qué pesado estoy, Titanic, hasta despelotarse en la capilla (?) del barco. Al final, y tras muchos avatares, ella, con el tobillo quebrado fruto de tres resbalones, acaba subida a una tabla de madera y él negociará su incorporación a la plancha. El final, según la productora, queda abierto, “aunque lo que es evidente es que Podémic, coño, ya me lo has pegado, capullo… digo que lo que es evidente es que el Titanic se hunde”.

Como es una película española subvencionada, habrá escenas de sexo explícito“, ha añadido Más Madrid entre los gritos de angustia y horror de los periodistas presentes en la rueda de prensa, uno de los cuales ha procedido a sacarse los ojos y a machacarse los testículos con dos piedras “como medida preventiva”.

> Otras noticias: