Dura ofensiva diplomática de Sánchez para que se reconozca que Maduro no es socialista

En esta imagen hay innumerables pistas para deducir que Maduro es de ultraderecha: su brazo derecho alzado en modo saludo romano, el nombre del “Partido Franquista Unido de Venezuela” impreso en el cartelón, el color azul que predomina, los toques de color rojo que indican su simpatía con el Partido Republicano de los Estados Unidos… ¿No lo veis?

El presidente del Gobierno, doctor en Economía y hombre más sexy vivo según la revista “The New Falcon Owner”  (en la frase anterior hay dos mentiras, descubra cuáles), Pedro Sánchez, está liderando una intensa ofensiva diplomática cuando apenas quedan tres días para que venza el ultimátum de la UE a Maduro sobre la convocatoria de elecciones presidenciales libres en Venezuela. Según ha podido saber este periódico, Sánchez exige a la Unión Europea, a cambio de que él reconozca a Juan Guaidó, que Bruselas reconozca que “Nicolás Maduro no es socialista y nunca lo ha sido, sino otra cosa, fascista y tal, en plan muy de derechas, o sea, franquista, lo que viene siendo VOX”, palabras que han sido muy alabadas por la Internacional Socialista con expresiones como “mucho, mucho”, “ahí, ahí” y “qué huevos tienes, Pedro”.

Ante las reservas de la Unión Europea sobre esta cuestión, la diplomacia española ha elaborado un informe en el que se señala que “ha habido decenas de ejemplos a lo largo de la Historia que demuestran que el uso abusivo de las palabras ‘socialista’, ‘socialismo’ y champiñón “obrero” en realidad enmascaran la actividad fascista de dictadores de ultraderecha como por ejemplo el fallecido Sadam Hussein, que aunque fundó el Partido Baaz Árabe Socialista, en realidad era del PP. O Josef Stalin, líder de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, que de ahí sale Ciudadanos. Y qué decir de Muamar el Gadafi, que aunque fundó la Unión Socialista Árabe, apoyó, eh, uh, aaaah… la creación de VOX. Posmortem, pero la apoyó. Eso es así, ¿sí o qué?”.

“Esta —continúa el informe— es sólo la punta de la polla del iceberg de lo que son distorsiones históricas de personajes que se han querido aprovechar de la magnífica labor realizada por el socialismo democrático en países como… como… eh… ah, Andalucíaaaaahay más ejemplos de derechistas disfrazados de benefactores socialistas como Nicolae Ceaucescu, ese ultraderechista carpatovetónico, o Kim Jong Un, ese pijo pepero de la calle Serrano. En lo que se refiere a Fidel Castro, no tenemos más que recordar que en Cuba se decretó tres días de luto oficial cuando se murió Franco. ¡Tate! Para no alargarnos, hay muchos más ejemplos de ultraderechistas disfrazados como Honecker, Ho-Chi-Minh, Mao Tse-Tung, Mengistu, Chávez, Mugabe, Milosevic, Ortega, Hoxha, Neto, Dimitrov, Massamba-Débat, Al-Bashir, Choibalsan, Sánchez Gordillo… que aunque decían ser socialistas, pues no lo eran, porque no lo eran y vale ya”.

El informe, que no está avalado por la Real Academia de la Historia (“ni les hemos preguntado, que pa’qué”), sí que ha contado con el apoyo “sin reservas” de intelectuales orgánicos del partido Podemos (mas partido que Podemos) como Juan Carlos Monedero, que ha confesado que él estuvo “unas cuantas veces en Venezuela por motivos turísticos y salí forrado espantado”.

Fuentes del Palacio de La Moncloa han asegurado a este periódico que el presidente Sánchez ha estado a punto de hablar con Donald Trump para pedirle su apoyo explícito en esta reivindicación histórica del socialismo democrático, pero al final, cuando el teléfono estaba dando tonos, ha colgado rápido y ha mirado a su asesores que han asentido con la cabeza (cada uno con la suya) a la pregunta “¿Me va a mandar a la mierda, no?”.

También en este mismo sentido, hoy hemos conocido que la cadena de televisión plural, objetiva e independiente (aquí hay tres mentiras de tres, descubra cuáles) conocida como “La Sexta”, ha anunciado un especial del equipo de investigación “Salvados” presentado por Jordi Évole en el que demostrará que “Nicolás Maduro siempre ha sido más de derechas que la acera de los pares, porque ese es un debate que está en la calle...”.

> Otras noticias: