Sánchez rechaza la intervención militar en Venezuela, pero amenaza con pedir firmas contra Maduro en change.org

Nicolás Maduro junto a uno de sus principales valedores, el presidente izquierdista salvadoreño Salvador Sánchez Cerén, que informa a la prensa por dónde le llega a Maduro.

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha dado a conocer la determinación del Gobierno español de no admitir “bajo ninguna circunstancia” una intervención militar en Venezuela que asegure que la ayuda humanitaria internacional llega al país suramericano. Borrell ha anunciado que, siguiendo instrucciones personales de Irene Lozano Pedro Sánchez, Exteriores destinará una partida de alrededor de dos millones de euros para la creación y promoción de un grupo de Facebook que bajo el título “Amigos del libro de Pedro Sánchez” presione con determinación democrática a Nicolás Maduro. “Un grupo de Facebook —ha añadido Borrell—, que, ojo, tendría memes, frases motivadoras sobre la democracia y en el que no se descarta que publiquemos una petición de firmas en change.org —“Ayuda a Sánchez a conseguir que Maduro convoque elecciones y su libro se venda bien, el de Sánchez, no el de Maduro, porque Maduro no tiene ningún libro’— para que el presidente bolivariano se avenga a razones democráticas”.

PUBLICIDAD

¡No, una petición en change.org, no, por Dios! ¡Prefiero una invasión militar! ¡Reconoceré a Guaidó! ¡Me pondré a dieta!”, se ha lamentado entre gritos agónicos el ex presidente y actual dictador Nicolás Maduro justo antes de anunciar que no cenaría “porque se me ha quitado el hambre por primera vez en mi vida”, hacerse bicho bola y meterse debajo de la cama con un bandeja de arepas a llorar con hipidos abrazado a una foto del coma-andante Chávez. “Es una presión injustificada, imperialista y fascista”, han confirmado fuentes del Palacio de Miraflores: “¿Qué será lo siguiente que haga el presidente español? ¿Una campaña internacional de lacitos, un ‘Pray for Venezuela’; quizá, Dios revolucionario y bolivariano no lo quiera, consiga que el Papa Francisco envíe una carta en términos poco claros?”.

PUBLICIDAD

“No queremos llegar a tanto —ha asegurado la misma fuente del Gobierno español—, pero no descartamos promover la creación de un grupo de trabajo dentro de la Unión Europea que pueda funcionar como observador en el Grupo de Lima que a su vez eleve conclusiones a la Asamblea General de Naciones Unidas en un plazo no superior a seis meses para la posterior convocatoria de una cumbre multilateral de dos semanas de duración en Tahití, las Seychelles o Hawai, donde mejor clima haga, las mujeres sean más hermosas y haya olas para los amantes del surf, donde sea necesario ir en Falcon por la causa de la democracia».

“Incluso es posible que antes de llegar a eso, nos veamos en la necesidad de escribir un tweet contundente de condena por el asesinato de venezolanos a manos de las fuerzas bolivarianas y la quema de camiones con ayuda humanitaria”, ha asegurado Borrell, provocando una sucesión de desmayos en la prensa acreditada, sobre todo en la catalana subvencionada , mucho más sensible a las demostraciones de fuerza y determinación del Gobierno español. «¡Qué barbaridad, un tweet!», ha sollozado uno de los periodistas catalanes mientras se recuperaba de la impresión y llamaba a su madre para decirle que estaba bien: «de que no me han tocado las tetas, máma«, ha asegurado el periodista —varón, de Vic, pero con un lado feminista muy acentuado— a la seva mare.

> Otras noticias: