Juicio del 1-O. Rajoy, nervioso ante la idea de tener que decir la verdad: “Sherá mi primera vez”

En esta imagen de archivo, Mariano Rajoy justo antes de decir una verdad durante su mandato. Afortunadamente, sólo fue un gas. «No vuelvo a comer lentejash», aseguró entonces.

“¿Duele?”, esta es la pregunta que el ex presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (que hoy comparece en calidad de testigo ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo que enjuicia a los gañanes políticos catalanes que convocaron el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017), ha realizado a los servicios jurídicos del Partido Popular al saber que los testigos tienen la obligación de decir la verdad en un juicio penal so pena de prisión de uno a tres años y multa de seis a doce meses.

PUBLICIDAD

“Es como otras cosas. Al principio duele un poco, pero luego da gustito y cuando te casas lo haces una vez al mes”, le han tranquilizado los abogados dándole palmaditas en la espalda. “Esh que no eshtoy acoshtumbrado. Sherá mi primera vez”, ha aclarado compungido el ex presidente Rajoy antes de añadir que “esh decir, mire ushted, que esh que yo he prometido muchash vecesh, pero prometer algo y cumplir con lo prometido, puesh, vera ushted, she shale de lo que esh mi norma habitual”.

PUBLICIDAD

Conociendo los antecedentes del ex presidente del Gobierno y su pasión inmoderada por hacer de la mentira el eje de su acción política (no shubiré losh impueshtosh, el reshcate bancario no tendrá coshte para losh eshpañolesh, derogaré todash lash leyesh shocialesh de Zapatero, no abarataré el deshpido, el referéndum en Cataluña no she celebrará, no habrá copago farmacéutico, jamásh autorizaré una amnishtía fishcal, no me eshconderé, etc.), este periódico ha podido saber que el presidente del Tribunal, Manuel Marchena, ha comisionado a dos de los jueces para que se fijen bien en si en el momento de la promesa o juramento de decir la verdad, el ex presidente cruza los dedos de las manos, “porque no se vale”, según advierte el Código Penal en su versión infantil para niños, corresponsales extranjeros y políticos profesionales.

> Otras noticias: