Sánchez, desconcertado al saber que China bajará los impuestos para incentivar la economía al estilo Trump

El doctor en Economía que preside España junto a su principal asesor en materia de asfixia impositiva

“¡Pero qué cojones!”. Esta ha sido la reacción del secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ante las informaciones que señalan que las autoridades de la República Popular de China —un régimen comunista— han anunciado una dramática bajada de impuestos para combatir la desaceleración siguiendo el modelo de reforma fiscal puesto en marcha en 2017 por el presidente estadounidense Donald Trump de enormes rebajas del impuesto de sociedades, de una sustancial disminución de la presión fiscal en el impuesto sobre la renta y una bajada del IVA del 16 al 13 por ciento en la producción y del 10 al 9 por ciento en el consumo.

PUBLICIDAD

“¡Pero qué leches es esto, me cago en Mao!”, ha porfiado el presidente del Gobierno español, al enterarse de que China ha decidido seguir las recomendaciones de la teoría liberal de la Curva de Laffer que señala que una disminución de la presión fiscal incentiva la economía y el consumo hasta mejorar la recaudación, tal y como ha ocurrido en Gran Bretaña desde que decidiera rebajar impuestos en 2010 y años subsiguientes (entre un 17 y un 30 por ciento más de ingresos estatales).

PUBLICIDAD

¡Pero no me jodas! ¿Pero esto se puede hacer, Bego?”, ha preguntado el presidente del Gobierno a su mujer, que le ha contestado que “y yo qué sé”. Sánchez ha respondido con “¿cómo que tú qué sabes? Tú eres mujer, tú estás por encima de mí y sabes por tu condición de mujer mucho más que yo, porque has sufrido mucho histéricam, perdón  históricamente”. La respuesta de la señora de Sánchez ha sido reiterar su afirmación inicial de “tú sabrás”, añadiendo “a ver, Pedrete, que el que es doctor en Economía eres tú”. La respuesta del presidente Sánchez no se ha hecho esperar: “¿Que yo soy qué?”.

Tras unos minutos de incertidumbre, el presidente Sánchez ha convocado de urgencia a la vicepresidente Carmen Calvo y a las ministras de Economía, Nadia Calviño y Hacienda, María Jesús Montero. Reunidos los cuatro en la sala de crisis del búnker de seguridad del complejo de La Moncloa, el presidente ha informado de la decisión de China de reducir significativamente los niveles impositivos para fomentar el crecimiento económico tendencial. “Os informo aunque seguro que ya lo sabíais, que para eso sois mujeres y la sociedad tiene una deuda con vosotras”. Tras reconocer Calvo y Montero que no habían oído nada (“yo sólo sé que el dinero público no es de nadie”, ha confirmado la vicepresidente), y ante el silencio embarazoso de Calviño que apenas ha logrado balbucear «algo había oído, sí, Laffer, teoría económica liberal, crecimiento, sí, en fin, sí, es controvertido…», el presidente se ha echado a llorar.

Urgente: El líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha reconocido que no sabía nada de la Curva de Laffer y las posibilidades de rebajar la presión fiscal para incentivar la economía y combatir la desacaeleración. “Es que ese año, digo mes, digo día, no fui a clase porque tenía un pato en el horno y estaba chillando, y luego, claro, pues llegó el presidente Rajoy y se lio a subir impuestos y yo, que era su secretario de Comunicación, pues me dije que será que esto es lo que decía Keynes que había que hacer para evitar los efectos depresivos en una recesión, pero es que ese día/mes/año tampoco fui a clase…”. De inmediato, varios vicesecretarios del PP se han lanzado sobre el líder popular al grito de “¡calla, insensato, que nos buscas la ruina!”.

> Otras noticias: