El PSOE quiere reducir las pensiones de viudedad ‘porque no podemos seguir financiando alegrías’

Visión de un viudo reciente, según el secretario de Estado de la Seguridad Social. No, no es Zapatero, que sigue felizmente casado

Ante el Estado catastrófico de las cuentas públicas y de la caja de la Seguridad Social tras nueve meses de Gobierno socialista, cinco años de Gobierno semisocialista y siete de Gobierno zapaterista, el secretario de Estado de las la S.S., el filosofo Octavio Granado (se lo juramos, es filósofo), ha anunciado como una de las reformas inaplazables que deberán afrontarse en los próximos meses la supresión de las pensiones de viudedad para aquellas personas afortunadas que ganen más que lo que ganaba el muerto y que no contentas con librarse de ese cónyuge (para los de la Logse: cónyugue) parásito, como si no fuera bastante suerte, encima pretenden que el Estado les dé, por el ridículo hecho de que su pareja difunta haya estado cotizando como un campeón, un sueldo mensual para toda la vida. “Como si fuéramos Nescafé, y no lo somos”, aseguran fuentes del Gobierno.

PUBLICIDAD

Con esta medida, la Seguridad Social podría ahorrar alrededor de 5.000 millones de euros al año que en la actualidad se destinan a pagar esa fiesta de la viudedad y que podrían destinarse o bien a bajar impuestos (“jajajajajaja”, según han confirmado fuentes del Gobierno), reducir la deuda pública (“jajajajajajajajajajajaja”, según las mismas fuentes) incentivar las políticas de natalidad (“jajajajajajajajajajajajajaaaaaaaaaaaa… para, para, por favor, que me hago pis”, según esas mismas fuentes), o a aumentar el gasto público (“¡eso, eso, con carácter general!”, aseguran las mismas fuentes).

PUBLICIDAD

En este mismo punto, fuentes del Gobierno ha asegurado que el objetivo final es poner presión en todas esas personas que ganan menos que sus cónyuges para que “o bien que no se mueran hasta justo la jubilación, que hay mucho contribuyente insolidario que le da por morirse demasiado pronto para jolgorio y rechifla de sus parejas, o bien que asistan a cursos de formación de la UGT para poder ganar más de lo que ganan en la actualidad, con el aumento consiguiente, arf, de las cotizaciones, arf, arf, slurp; o bien que, y esto sería lo óptimo, que se mueran los dos a la vez justo antes de la jubilación, oh, sí, Dios, sí, oh, uf…, ¿tienes un kleenex?”.

Última hora: la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, ha rechazado de plano la propuesta de Granados “porque estamos en periodo electoral, ¿estamos tontos o que?”.

> Otras noticias: