Desolación en la prensa al comprobar que VOX no presenta a ningún asesino en sus listas

Imagínense esta imagen en movimiento, a cámara lenta y sólo, sólo si usted ha visto Reservoir Dogs, tararee bajito: «Dum durumdum, durmdumdumdumdum, dum, durumdumdum, durumdumdumdumdum, Lookin’ back on the track gonna do it my way / Out of sight in the night, out of sight in the day /Lookin’ back on the track gonna do it my way / durumdumdumdumdum…»

“Jodidos cortarrollos”. Con esta sencilla declaración, la Asociación de Editores de Prensa de Izquierda, Centro-Izquierda, Centro y Ultracentro que agrupa al 99,9 por ciento de las empresas de comunicación de Estepaís, ha mostrado su pesar por la decisión del partido político VOX de no presentar asesinos en sus listas a las elecciones generales del próximo 28 de abril, así como tampoco candidatos que en un pasado más o menos reciente hubieran pertenecido al Movimiento Nacional, tuvieran cargos de responsabilidad durante el franquismo o hubieran bombardeado Guernica, perdón, Gernika con sus propias manos. Una de las más afectadas por la decisión de VOX de colocar a gente normal en sus listas ha sido la conocida periodista de Antena 3 Susanna Griso, que ha amenazado con matarse a actimeles “hasta que mi flora intestinal vaya sola al baño” si el partido de Santiago Abascal no modifica sus listas en las próximas 24 horas para llevar a Billy el Niño, El Monstruo del Pantano o similar. “¿Y ahora cómo le explico a mi audiencia que los de VOX son gente normal? Que llevo seis meses… No, hombre, no… Qué horror, qué horror, oh, mira, un actimel”, ha lloriqueado la periodista catalana mientras corría por los pasillos de la cadena buscando una cama en la que tirarse de forma dramática abrazada a una foto de Miquel Iceta.

PUBLICIDAD

En esta misma línea de dolor y llanto se han manifestado las grandes estrellas de la comunicación en Estepaís: Ferreras, Jorge Évole, Ignacio Gabilondo, July Otero, Pastor Alemán, Amón-Ra, Liada Pardo, la politruk Gallego, Angels ‘yo reparto los carnets’ Barceló, el de los mocos en la bandera, que ahora mismo no me sale el nomb… Mateo, los guionistas del Intermedio, Patricio Estrella y todos los periodistas que no siendo presuntamente de izquierdas (13TV) siempre tienen la cosita por dentro de a ver si le nombran directores de algún ente público. De todos los anteriores, ha sido el primer español canonizado en vida por el Vaticano, San Ignacio Gabilondo, el que en un videoblog publicado en su periódico ha lamentado con su tono curil habitual “la oportunidad perdida de VOX de elevar la tensión hasta conseguir que yo vuelva a ser la referencia moral de Estepaís… Huy, ¿he dicho eso en voz alta? ¿Otra vez? Cómo soy. No me puedo, no me puedo…”.

PUBLICIDAD

La decisión final de Abascal de meter a personas normales en sus listas, con ausencia de delincuentes conocidos y ni un solo argentino dependiente, también ha caído como un jarro de agua fría en los dieciséis partidos de izquierda dura antes aliados en Podemos (Mareas, Confluencias, Anticapitalistas, Más Madrid, Izquierda Unida, Unidas Podemos, En Común, Madrid en Pie, Equo, etc.) que en dieciséis comunicados enviados por dieciséis jefes de prensa han lamentado dieciséis veces “la voladura de los puentes del diálogo que supone la decisión de VOX de no llevar a ningún criminal, homicida o antifa en sus listas. Esperábamos una señal de que no eran los ultraderechistas franquistas-pinochetistas que arderán como en el 36, dicho sea desde la moderación y el respeto”.

> Otras noticias: